Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.

Los Liberales votaremos "Si"...














Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingoinformal11.jpg

En días pasados escuché decir lo que considero una gran  tontería: Que un liberal como yo no podría apoyar el "si" en el revocatorio debido a la existencia de ciertas verrugas estatistas en la Coordinadora, donde se aceptan corruptos por razones de ambición y donde se pueden conseguir politiqueros tanto o más socialistas que el propio Presidente de la República.

Bien, lo de las verrugas que si existen pero que tampoco por eso caracterizan la alianza opositora, a mi juicio poco tiene que ver con el voto revocatorio de los liberales quienes como es en mi caso personal, llevamos años combatiendo corruptelas y disparates; además bajo cualquier consideración el horror a la presencia en la Coordinadora de personajes ligados a fracasos del pasado nunca llevaría a que un amante de la libertad, como es el caso de los liberales y libertarios- se confunda votando por el “no” gobiernero. ¡Respeten y no se confundan compañeros!

Entonces para los amantes del orden y la libertad -la de todos y no solo la de "los nuestros"- es decir para quienes creemos en las instituciones del capitalismo democrático y los mercados libres como solución a los problemas de un país empobrecido por los excesos del estatismo, solo nos quedan dos posibilidades en el revocatorio: Una sería abstenerse y perder la oportunidad de derrotar un Presidente que ha fracasado desde el mismo momento en que escogió la vía del socialismo radical como solución estatista a los problemas que se venían acumulando a lo largo de las últimas décadas.

La otra posibilidad es votar "si" como haremos los liberales libertarios de RESISTENCIA CIVIL.

De todas maneras, es mejor razonar nuestra escogencia no sea que uno termine repitiendo estribillos vacíos de contenido y por ende confundiendo a la gente más de lo que ya lo está.

A RAZONAR LLAMAN

En esa línea, siguiendo los consejos del señor Perogrullo, digo que para razonar se necesitan razones, y la más contundente, como se acostumbra decir de un tiempo para acá, parte de reconocer que en Venezuela llevamos años sin resolver los problemas principales, que resolverlos es prioritario, y que por ende no se debe desaprovechar la ocasión del Revocatorio Presidencial para corregir el rumbo equivocado que lleva nuestra patria: Unica explicación a la pobreza que cada día cobija a mayor número de familias venezolanas.

Si fuese de otra manera, si lo dicho por este escribano fuese una mentira, aparte de que estarían los venezolanos contentos y con el bolsillo lleno en vez de cariacontecidos y molestos por el hambre y el desempleo, tampoco andaríamos cambiando el voto en cada ocasión que la Constitución lo permite porque seguiríamos dándole apoyo a gobiernos exitosos en vez de maldecir gobernantes fracasados como viene ocurriendo en Venezuela desde finales de los años setenta.

Este razonamiento basado en que es preferible y más civilizado sostener la vigencia de una Constitución que puede y debe ser objeto de reforma, pero que estas reformas serán imposibles con el actual Presidente amnipulando la opinión pública y usando el poder para hacerlo; razón que nos lleva a no dudar en llamar a votar por el "si", pero también estos razonamientos se pueden extrapolar para rechazar el comportamiento de quienes en varias ocasiones y desde la oposición han intentado salidas arbitrarias y dictatoriales como fue el caso de Pedro Carmona Estanga y de los militares que hace dos años cambiaron de bando y se declararon "en rebeldía".

Personajes cuyas andanzas como digo se deben rechazar aún cuando desde la acera del totalitarismo confundieron mucha gente al plantear la estupidez según la cual los males del estatismo se curan con dictaduras civico-militares, tanto o más estatistas que el gobierno al que intentaron derrocar.

Pero, dejemos a esa gente en paz y sigamos razonando.

A SOLUCIONAR TOCAN

La advertencia acerca de que los principales problemas ni siquiera se discuten en Venezuela, y que los venezolanos llevamos años creyendo que todo se arregla cambiando de gobierno o jefe de gobierno más no de régimen, posiblemente suene como una ridiculez en otras tierras pero no en la nuestra; un país en el que la falta de debate y el lavado cerebral nos ha hecho creer que todo lo humano y lo divino se resuelve o agrava desde la Presidencia de la República y que el trabajo individual de los venezolanos tiene poca influencia en el devenir de los acontecimientos.

Para argumentar en contra de este lugar común tan acendrado habría que escribir un libro, pero, ante la falta de espacio basta con algunas reflexiones para poner en evidencia la estupidez que señalo.

Una es el tiempo, las humillaciones y la corrupción que envuelve el simple trámite de una patente de industria y comercio; labor que en nuestro país y en casi todas las alcaldías -tanto "escuálidas" como "revolucionarias"- puede tardar meses si no años en algunos casos.

Trámite en el que nada tiene que ver la Presidencia y que en países latinoamericanos que no tienen un liderato tan estúpido y criminal, como el que se a enseñorado en Venezuela, tarda un par de días; razón que explica el que nuestros capitales -no hablo de los que supuestamente "vendrán de afuera"- se escapan porque en tierras lejanas pueden trabajar mientras que en nuestro país no, a causa de las criminales acciones de una casta politiquera que desde hace décadas vive de obstaculizar las iniciativas de la gente decente.

Otro punto tiene que ver con las leyes aprobadas en el viejo Congreso y en la nueva Asamblea Nacional, instrumentos jurídicos que hace treinta años o cincuenta  se dictaron bajo el supuesto de que "protegerían a la gente" pero que a la postre han resultado criminales para los intereses del país y de su gente porque obstaculizan la inversión y la prosperidad de nuestras empresas al tiempo que limitan la oferta laboral y hasta la recaudación de impuestos.

Leyes que deben ser objeto de severas modificaciones en razón de que favorecen al vago y obstaculizan la acción del verdadero creador de riqueza, ave que ojalá y abundara tanto como afirman los enemigos del verdadero empresario.

Bueno, todos esos cambios de dirección que llamo por comodidad "remar para atrás" solo se pueden comenzar a estructurar con un gobierno distinto al actual aunque no todos tengan que ver con la acción que ejerce el Presidente y menos aún con los cambios positivos que este ha impulsado. ¡Por eso se debe votar "Si".

Pero, hay cambios de cambios y lo cierto es que a pesar de que el Presidente no hizo los que pudieran resolver los anhelos de la gente –de allí su fracaso-; la verdad es que cambios ha hecho Hugo Rafael Chávez Frías.

HUGO Y LOS DERECHOS HUMANOS

En medio del catastrofismo de la prensa nacional donde las columnas de opinión parecen  guiones escritos por Boris Karloff, o propaganda dirigida al público que ve a media noche y entre bostezos, en la TV, a los charlatanes que anuncian cachivaches, es difícil reconocerle algo al adversario; por poca cosa que sea.

Difícil a pesar de que el programa de la Coordinadora comienza por el tema de la "Reconciliación".

Aún así reconocer las cosas es una labor que se debe hacer para seguir adelante.

Y a mi modo de ver las cosas el Presidente a pesar de su estilo desordenado y retrechero, a pesar de los desmanes que en su nombre se han cometido, nos deja el legado de los Derechos Humanos como tema cotidiano y asunto que al menos en teoría se debe respetar.

Un legado por lo demás propio de la izquierda histórica que ignoro por cual razón los gobiernos más o menos izquierdistas de la Cuarta jamás pusieron en práctica.

A quien no esté de acuerdo con este planteamiento le recuerdo la conducta de varios de esos gobiernos de la Cuarta, como cuando el padre del Rector Jorge Rodríguez fue sacado esposado de la UCV en tiempos de Carlos. Andrés Pérez. (I), apresado por una comisión de la DISIP y después hallado muerto y torturado.

O cuando en tiempos del doctor Caldera (II) se detuvo sin fórmula de juicio y por dos semanas a un astrólogo parlanchín, sin que protestaran por el exabrupto sus entonces ministros y aliados Teodoro Petkoff y Pompeyo Márquez que aún militaban en un partido que irónicamente promete llevar a Venezuela “Al Socialismo”.

De manera que este gobierno estatista e izquierdista nos deja lo único que un gobierno de esa naturaleza nos puede dejar, aparte de mayor pobreza: La temática de los Derechos Humanos como un bien consagrado.

Tan es así que en Caracas se pueden trancar las calles sin permiso y sin recibir una tunda por parte de la policía, de cualquiera, como ocurriría en cambio, y por ejemplo, en la ciudad de Nueva York, a quien se le ocurra hacer algo similar.

Ese es el legado de Hugo Chávez que debemos conservar a pesar de que quien esto dice dejó de ser izquierdista y estatista hace mucho tiempo porque pienso que a Venezuela le resultará beneficioso "remar para atrás" en materia de hostilizar a los verdaderos empresarios, pero debemos seguir "en la misma dirección" cuando se trate de consolidar la cultura de los derechos humanos, cultura que por cierto los liberales creemos que se debe respetar.

Pero lo que debemos construir en adelante no tiene que ver con las ideas de la izquierda porque si nos volvemos a equivocar ni los venezolanos podrán prosperar ni se recobrará la paz. ¡Por eso en RESISTENCIA CIVIL somos liberales - libertarios!

A FAVOR DE LA GENTE AUNQUE "CHILLEN" LOS POLITIQUEROS

Venezuela, después de Chávez, debe desmontar todo el andamiaje que desde la muerte del general Gómez se viene armando a favor de la clase política y en contra de la gente decente que solo quiere trabajar, andamiaje que ha servido  para obstruir las acciones de los venezolanos productivos y que el vulgo conoce como “permisería”.

Desmontar esta obra maléfica es un imposible para los políticos estatistas –de la Coordinadora o del gobierno- que remedando el trabajo de las niguas en las plantas de los pies aspiran a vivir del presupuesto, pero, este desmontaje es vital para que los venezolanos prosperemos en paz.

Buscando ese logro los liberales votaremos "si" el 15 de agosto.

Más adelante seguirá el debate.

Votaremos "si"... pero la lucha no termina el 15 de agosto.

 
















3erPolo