Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.
Encuentro Chávez-Cisneros: ¡Hace dos años Jimmy Carter señaló el camino!













Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingoinformal11.jpg

 

 

 

Es evidente que Hugo Chávez, Gustavo Cisneros y Jimmy Carter son hombres poderosos, cada uno a su manera.

El primero preside un gobierno que al estar basado en las reglas de juego del estatismo le permite a Chávez, como a todo Presidente que le antecedió en el cargo, hacer uso casi indiscriminado de los recursos presupuestarios del Estado venezolano lo cual es una forma de poder.

Recursos que sin ser tantos como a primera vista pudieran  parecer, si lo son cuando uno los compara con los que pueda disponer para gastos políticos una sociedad empobrecida a consecuencia de llevar décadas gobernada por gobiernos estatistas.

Por otra parte no me cuento entre quienes afirman como si se tratara de la esfericidad de la Tierra que Gustavo Cisneros es el venezolano más rico del momento. Puede serlo, pero eso no es lo más importante en su caso.

Respecto a los dineros ajenos prefiero ser cauto porque  nunca se sabe ni que tan rentables son los negocios de los empresarios que apuestan duro a la política, ni quienes son los verdaderos dueños de algunas empresas latinoamericanas.

Sin embargo Gustavo Cisneros es muy rico y sobre todo  visionario y decidido.

Se recuerda que hace más de  un cuarto de siglo fue el primer empresario venezolano que  internacionaliza sus negocios cuando cayó en cuanta del pésimo derrotero que llevaba la economía criolla cuando seguía los dictados de gobernantes que en su gran mayoría le debían en mucho el cargo a Gustavo Cisneros.

Es el mayor accionista de Venevisión un hombre poderoso y amigo de otros poderosos como son los Busch de Texas.

Del ex presidente Carter como de todos los símbolos se puede decir lo mismo, su poder es moral ya que entiendo que ni en el partido Demócrata le hacen mucho caso.

Fue un regular Primer Mandatario pero un excelente ex Presidente.

Todo este recuento viene a colación por las innumerables especulaciones que se vienen haciendo a raíz del encuentro sostenido entre estos tres poderosos caballeros.

Especulaciones que no pasan como muchas en Venezuela de cuentos que se echan para aderezar los deseos y las  intenciones de quien los narra.

Especulaciones demasiado simplistas para mi gusto y que por lo general provienen de los y las Casandras que de un tiempo para acá proliferan en nuestro país.

Especímenes parientes de los sabios persas que mencionaba en sus discursos Rómulo Betancourt cuando el "Padre de la Democracia" quería hacer énfasis en el fracaso de los pronosticadores políticos que pasan la mayor parte del tiempo especulando los significados de cada frase o acción que dice o emprende el ciudadano Presidente.

Especuladores que por lo general carecen de la honradez mínima para callarse la boca y dejar tranquila a la opinión pública en vista del alto porcentaje de desaciertos que tienen sus pronósticos;  porque antes como ahora estos pronosticadores siguen especulando a toda hora y durante toda la vida, a pesar de que nunca aciertan.

Bueno, estos y estas Casandras especuladoras olvidan en sus análisis que por lo general a los poderosos no les gusta reunirse y que si lo hacen es por razones de fuerza, buscando por lo general algún punto que a todos les convenga.

¡Que Dios nos coja confesados porque de una reunión entre Chávez, Cisneros y Carter ciertamente pueden salir muchas cosas, algunas buenas otras no tanto!

Hay un dato que ignoran quienes especulan con la ya famosa entrevista que tuvo como facilitador a Jimmy Carter.

Fue hace dos años, cuando comenzaban las conversaciones que terminaron con la firma de los acuerdos tripartitos; Carter hacía el papel de Premio Nobel y pocos oposicionistas asistieron a una reunión a la cual anunciaban que asistiría Hugo Chávez porque muchos temieron lo que otros opositores no invitados podían pensar y como aún no se había desatado en Venezuela la cacería a las ayudas que bajo distintos pretextos entregan las agencias de gobiernos extranjeros a partidos y ONG´s politizadas fueron muchos los que desairaron a Jimmy Carter.

Al final de una reunión que a mi juicio fue fructífera, entre ironías y destemplanzas, Chávez le hizo dos preguntas a Jimmy Carter.

La primera se relacionaba con la conveniencia de permitir  marchas hasta Miraflores porque en esa época se discutía tal posibilidad pensando uno ingenuamente que Hugo Chávez iba a renunciar solo porque mucha gente caminara hasta Miraflores a pedirlo.

Chávez le preguntó a Carter si acaso él permitiría una marcha similar frente a la Casa Blanca.

La respuesta del ex presidente estadounidense dice mucho acerca del pragmatismo de los políticos pero también sobre el papel del facilitador que a veces debe enmascarar su pensamiento para evitar choques con las partes: "No, Presidente Chávez, yo tampoco permitiría el paso de una concentración de esas características frente a la Casa Blanca" dijo Carter sin inmutarse.

La segunda pregunta de Chávez enfiló hacia los medios que le hacen oposición.

Carter respondió que a su entender no se podían hacer elecciones en ningún país del mundo con los medios actuando como partido de oposición.

El recuerdo de aquel día tiene que ver con la entrevista Carter-Chávez-Cisneros.

Entiendo como dije que los poderosos solo se reúnen cuando no tienen otro remedio pero tanto Chávez como Cisneros están acostumbrados a conversar con personas que no son de su agrado.

El dato pasado por alto encaja con piezas que faltan en las especulaciones como aquella que evoca las inversiones por 200 millones de dólares que anunció Cisneros en Brasil.

O la que recuerda que para el gobierno brasileño es importante la supervivencia de Hugo Chávez lo que no necesariamente significa ganar el revocatorio.

Y allí encaja el papel del facilitador que es Carter.

Asi como no puede haber democracia con un gobierno incitando a violar las leyes, así tampoco puede haber paz, convivencia o reconciliación si los medios olvidan lo que Carter acotó hace dos años.

¡Zapatero a tu zapato, dejen de echarle leña al fuego!

De lo contrario no habrá estabilidad en Venezuela ni siquiera con un gobierno que "se baje los pantalones" ante los dueños de los medios porque en ese hipotético caso lo que vendría es la violencia que en Colombia ha consumido decenas de miles de vidas para no hablar en términos de recursos perdidos.

Por eso repito, "que Dios nos coja confesados" y que ilumine a Carter el componedor, a Cisneros el emprendedor y a Chávez el revolucionario porque en Venezuela no podrá haber paz mientras no se respete el revocatorio, eso es cierto, pero tampoco podrá el país estabilizarse si los medios pretenden dirigir la política y menos aún si los vencedores del referéndum no entienden que la consigna de la reconciliación no es asunto retórico.
















3erPolo