Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.
¡El Final se acerca!: Los primeros roedores saltan por la borda...













Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingoinformal11.jpg

 

 

 

A propósito de un tema que se trata con ligereza como es el de la corrupción encuentro datos interesantes releyendo "Dossier", la monumental biografía de Armand Hammer escrita por Edward Jay Epstein -Random House 1996-.

 

El libro que desentraña la azarosa vida de un estadounidense que fue más pillo que empresario y quien entre los años treinta y los setenta del siglo pasado ladinamente consiguió el aval de muchos poderosos.

 

Entre ellos Vladimir Lenin y Mohammar Gadhaffi, quienes le permitieron hacer negocios en países donde el estatismo es ley como la vieja URSS y Libia, a cambio de sobornos y trabajos especiales como facilitador del espionaje.

 

Algunos datos son aleccionadores como que el señor Hammer se hizo de tres "contratos de servicios" en el Lago de Maracaibo sobornando a cantidades iguales, medio millón de dólares de 1972, porque las tarifas de los sobornos entonces eran más bajas, a "altos oficiales de Copei" -el partido gobernante para la época-, "funcionarios del Ministerio de Minas e Hidrocarburos" y un tal "Pedro Tinoko" a quien Epstein identifica como banquero que devino en Ministro de Finanzas y posteriormente en Presidente del Banco Central en el segundo gobierno del doctor Caldera.

 

Más adelante el autor, quien sacó un Ph. D. en Harvard, cuenta como C. A. Pérez se negó a cancelar las pérdidas de Hammer por daños y perjuicios luego de la nacionalización petrolera, aduciendo que OCCIDENTAL, la empresa presidida por Hammer había ganado sus contratos "mediante sobornos".

 

Negativa que sin embargo Hammer supo sortear mediante el uso de coimas, no faltaba más, al Poder Judicial de la Cuarta república cuando después de pasados quince años de la nacionalización logró cobrarle a Venezuela lo que el primer gobierno de Pérez se negaba  a cancelarle por tracalero.

 

Por cierto que tal dato es curioso porque ese mismo C. A. Pérez, años después, durante un segundo mandato eligió al "Pedro Tinoko" mencionado en el libro, como el gurú de la república en materia de Finanzas.

 

Por eso digo que aquí el tema de la corrupción se trata a la ligera, porque para enterarse de ciertas cosas feas hay que esperar que un musiú investigue en los archivos de la CIA y la extinta KGB sobre temas y personajes que en nuestro país no los tocan nuestros libérrimos editores, salvo las pocas excepciones que siempre las hay porque una cosa es investigación y otra distinta el chisme o la difamasión contra el adversario político.

 

Pero, en estos día recordé el texto de Epstein cuando escuché a un diputado de apellido Rondón quien pedía censurar al Ministro de Energía y Minas al que veladamente acusó de corrupto.

 

¿Zamuros preocupados por el alpiste?

 

¡Que mollejas diría un amigo maracucho que en asuntos petroleros por razones obvias tiene mucha información!

 

PURO CUENTO

 

La corrupción existe en Venezuela desde muchos años antes de la época en que Armand Hammer sobornó políticos y funcionarios del primer gobierno copeyano.

 

Dicen que llegó al país a bordo de una carabela pero quien sabe porque entre los primitivos habitantes también hubo pillos.

 

La corrupción es propia de la naturaleza humana y hemos visto como prospera en gobiernos donde el estatismo empobrece a la gente común y hasta los millonarios tienen que bajarse para poder invertir sus churupos, crear riqueza, empleos y poner a producir  los recursos yermos.

 

Respecto a tal vicio con el transcurrir del tiempo poco han cambiado las cosas en el país, salvo en el tamaño de las comisiones y en que cada vez hay más gente buscando vivir de la política, mediante el muchas veces inmerecido acceso a cargos desde los cuales se pueda obstaculizar a quien quiera trabajar y esté dispuesto a cancelar comisiones para que lo dejen en paz.

 

Respecto al tamaño de la comisiones resulta que, apartando la devaluación del dólar -que también existe, pero que no se nota por otras razones-, con ánimo de tomar en cuenta las cosas pasadas, diremos que a principios de los setenta, cuando las petroleras eran privadas y el crudo se vendía a precios viles, el medio millón de dólares de Hammer gastó bastaba para sobornar funcionarios y políticos de alto rango mientras que ahora esa suma apenas serviría para "tranquilizar" un alcalde porque la lógica del estatismo ha venido creciendo en Venezuela como la verdolaga o la lenteja del Lago si quieren un símil actual.

 

Pero, si la corrupción no ha cambiado y hasta ha empeorado, por el contrario lo que si cambió es el panorama local ante la eventualidad de un referendo que puede mutar las posiciones que juegan los actores.

 

De allí la explicación a los "saltos de talanquera" que dieron pie a las primeras reflexiones de estas líneas ; saltos que seguramente darán algunos dirigentes de grupos como PODEMOS del cual entiendo es miembro el diputado Roger Rondón quien pide voto de censura para un Ministro al que señala como presunto corrupto.

 

Vivo ese Rondón que busca ponerse a valer en el circo de la política mediante un salto de talanquera que no lo obliga a proponer solución a un estado de corrupción que aparentemente le preocupa al diputado,  pero que viene de atrás como señala el libro de Epstein y otras evidencias.

 

¿Solución?

 

¡La hay, pero, Rondón no la va a proponer!

 

Es que para un estatista como debe ser todo militante de PODEMOS, sería un trauma proponer la verdadera solución a la corrupción que siempre existió en PDVSA y que no es otra que la privatización popular de la petrolera para que sea la gente quien administre su futuro y no los políticos que como hemos visto son pésimos administradores de los dineros ajenos!

 

VIEJOS MASISTAS

 

Pero no nos metamos tanto con PODEMOS que no en balde esa gente viene del viejo MAS.

 

Partido que como sabemos botó por la borda a Irene Sáez cuando sus dirigentes olfatearon que el viento de la historia soplaba hacia las velas de Hugo Chávez.

 

Partido cuyos caballerosos dirigentes antes habían olvidado mediante método patentado, la mala opinión que tenían del doctor Caldera.

 

Opinión que como recuerdo fastidioso olvidaron a los masistas cambio de una tajada de poder durante el segundo debut presidencial del fundador de Copei.

 

Y tajada asumida por Pompeyo Márquez y Teodoro Petkoff principalmente, pero exprimida de lo lindo en cargos aparentemente "menores" como las directivas de bancos intervenidos y otras granjerías cuyo "disfrute" explica cosas aparentemente extrañas para quien se deje llevar por las premisas no comprobadas que a diario lanza la prensa sensacionalista para consumo de mentes irracionales que no comprueban nada de lo que oyen.

 

Una me consta porque a veces me topo con líderes de AD y Copei abordando aviones de línea, como cualquier ciudadano, mientras que nunca he tenido la suerte de conseguirme con digamos Ismaél García, Luís Salas, Rafael Simón Jiménez y otros políticos que prefieren salir desde La Carlota en los jets privados que facilitan los testaferros.

 

Como se puede observar porque para eso están los ojos, todos estos ciudadanos militaron en el viejo MAS. El partido que decía una cosa y otra hacía por debajo de la mesa.

 

El partido que gobernó con el segundo Caldera cuando a causa del mal gobierno la gente indignada se cambió de bando y votó por Hugo Chávez, el golpista cuya causa fue indultada por el gobierno de caldera y del chiripero del que el viejo MAS fue la chiripa más importante y aventajada a la hora de ordeñar al Estado en beneficio propio.

 

Pero cada quien puede hacer de su camisa un sayo.

 

UNA SEÑAL PARA LA GENTE

 

El problema de la libertad y de quienes la proponemos como norma de vida consiste en que no puede existir ese valor entre gente manipulada por causa de su propia ignorancia.

 

Por ello preferimos ventilar las cosas cuando todavía hay tiempo.

 

Debido a ello quien diga que defiende la libertad, como es el caso de mucha gente en la oposición, entre quienes nos contamos, debe estar dispuesto a debatir cualquier tema, en libertad pero sin ofender.

 

Por eso decimos que a dos meses de un referendo que cambiará  el devenir de muchas cosas ¿no creen los lectores que el tema de la corrupción, por poner un ejemplo de inconsciencia vital, no se debate con seriedad?

 

Un gobierno que se jacta de ser estatista y que está lleno de tanto sinvergüenza difícilmente podrá evitar la corrupción, pero entonces la oposición es la que debe dar una señal de confianza hacia el futuro.

 

Como es imposible sacar de las pantallas de la TV a las caras de quienes son responsables de la llegada al poder de Hugo Chávez, unos precisamente por corruptos, otros porque fueron sus compinches durante los mejores años de la Revolución Bonita,entonces al menos cabe enviar una señal importante para la gente que tiene sus esperanzas puestas en lo que los medios llaman la oposición.

 

Quizás la más importante sería renovar el encargado de sentar las bases para la candidatura opositora.

 

El mejor perfil para quien coordine esa oficina no es el de un ex funcionario acusado de corrupción, privatizador entre amigos, lo cual hace pensar quesi antes no sirvió... ahora menos solucionará nada en Venezuela, ex funcionario que casualmente fue masista en la USB, antes de saltar la talanquera para hacerse perecista en el segundo gobierno de C. A. Pérez- y ahora reaparece como banquero.

 

¿Zamuro cuidando alpiste?

 

¿Nos quieren llevar, como si fuese cosa inevitable, hacia la reedición del gerontocrático segundo gobierno del doctor Caldera?

 

¿Con puros vejestorios que pasan el agua como únicos aspirantes a candidatos únicos de la oposición?

 

¿Con ex masistas manejando la economía entre bastidores?

 

¡Para combatir la abstención no bastan poses ni declaraciones pomposas y vacías, se necesitan señales para la gente común, la que arriesgando bienes, tiempo y hasta la vida viene aumentando el caudal de una oposición que no puede ser defraudada porque no lo va a tolerar!
















3erPolo