Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.
Maria Lionza se derrumba: ¿Mabita, "omen" o simple irresponsabilidad?













Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingoinformal11.jpg

  
 
 

Como es sabido en Caracas colapsó la famosa estatua de María Lionza que hace medio siglo modeló el escultor Colina.

Solo la danta quedó en su sitio y los pechos turgentes de la diosa ya no apuntan al occidente mientras que el gigantesco trasero que la acompaña no se puede ver porque una maraña de andamios y cables de acero entorpecen la mirada.

Sobre el derrumbe de la estatua, que para la gente sensata era un hecho "anunciado", mucha tinta se ha gastado y a pesar de ello el público carece de una interpretación lógica que explique  lo sucedido.

Los dimes y diretes hablan de mabitas, malos "omen" y  significados arcanos que siendo tan diversos y viniendo de fuentes poco confiables no se pueden tomar por moneda sana.

No se trata que uno sea desconfiado o incrédulo.

Es que además de ser todo eso, llevo años visitado cárceles en la que he visto infelices que guardan estampitas, patas de conejo y hasta tréboles de cuatro hojas como aseguradores de una inexistente buena fortuna que por supuesto no la tienen los presos de este país y de ninguno.

El desplome de María Lionza es sin embargo un nuevo desperdicio y para llegar a esta conclusión no se necesita consultar al Babalao.

Otro desperdicio más, como tantos a los que nos hemos acostumbrado los venezolanos.

La crónica menuda, la que escriben los que perdiendo tiempo se lo hacen perder a los demás, no va más allá de culpar "al otro" como si los revolucionarios de Fundapatrimonio o el opositor rector de la UCV, por muy estúpidos o acartonados que pudieran ser, hubiesen tenido en mente destruir la  estatua para culpar a sus adversarios.

Hay sin embargo responsabilidad por lo ocurrido.

Responsabilidad que no se puede ocultar tras las declaraciones   politiqueras por parte de afamados arquitectos, funcionarios y hasta familiares del escultor Colina.

Llama la atención que la UCV nunca se hubiera preocupado por la estatua en más de medio siglo a pesar de que aparentemente les pertenece.

La situación reconfirma el dicho que recuerda los amoríos letales cuando la sabiduría popular afirma que "hay amores que matan".

A la pobre María Lionza la mató el inmenso amor que supuestamente le tienen las autoridades de la UCV.

Pero, también luce extraño que los revolucionarios hayan esperado el quinto año de gobierno y la cercanía de elecciones y referendo para comenzar el traslado de la estatua al que solo los bolsas pueden oponerse.

Es conocido que los seguidores del culto criollo de María Lionza, con la sacerdotisa Beatriz Veit Tané a la cabeza, llevan años pidiendo el traslado de la estatua a un sitio más tranquilo porque es difícil y peligroso colocar las ofrendas en la mitad de la autopista más embotellada del país.

Siempre han culpado los seguidores de la diosa, que son más de lo que uno se imagina a primera impresión, a sucesivos gobiernos y también a la Iglesia porque según aquellos a María Lionza la colocaron en el peor sitio debido a un acuerdo secreto entre Rómulo Betancourt y el cardenal Quintero.

Para mi se trata de simples especulaciones cuando no habladurías a las que les da pie la irresponsabilidad de las autoridades universitarias.

Ni Rómulo, que gustaba dejar correr la conseja de su pipa ensalmada, ni el cardenal creo que tuvieran nada que ver en la selección del sitio donde colocaron la estatua.

En todo caso no aparecen registros de las supuestas protestas que la universidad habría hecho al líder y fundador de AD o a la jerarquía católica por ordenar la colocación de María Lionza en el medio de la futura Autopista del Este.

¡Puras habladurías!

Pero, ¿por qué tardaron tanto los revolucionarios en cumplir tan simple petición viniendo de gente que mayoritariamente les es afecta como son los adoradores de María Lionza?

¿Por qué una universidad como la UCV -ojo, en las demás  universidades nacionales cometen los mismos disparates- pelea a muerte la propiedad de la estatua que aparentemente no les interesa mucho, cuando esa casa de estudios superiores no cumple con sus objetivos académicos más sencillos, y, ni siquiera les interesa llamar la atención porque sus autoridades  son incapaces de traer un Premio Nobel para dar una clase magistral a los alumnos?

¡Misterios insalvables!, pero viendo lo sucedido creo que no solo se debe reparar y trasladar la estatua para dejarse de discutir tanta tontería, sino comenzar a jubilar una clase política que en la UCV o donde sea es capaz de convertir en chatarra todo lo que toca.

Unos verdaderos Midas al revés.
















3erPolo