Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.
Hay que ser optimistas: Tenemos revocatorio, a pesar de todo.













Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingoinformal11.jpg

  
 
 
Lo dije hace dos meses, en pleno auge de "guarimbas" y "trancazos", el Revocatorio no estaba muerto y a pesar de  tramposos y aventureros superamos la prueba de las firmas.

Ahora viene lo más difícil.

No será la segunda edición de "La Batalla de Santa Inés" como quisiera el Presidente porque defender la patria contra unos "oligarcas" avaros, guiados por George W. Busch y la CIA es el único escenario que le sería propicio.

Por fortuna se trata de otra cosa.

Por ejemplo, de cambiar el rumbo del país en que vivimos.

De cambiar para mejor a Venezuela, un país que lleva décadas estancado, aunque antes no nos dábamos cuenta de ese detalle porque la sociedad guardaba reservas como acumulan "grasa" los gordos, quienes  debido a esa característica pueden aguantar más tiempo sin comer aunque el tiempo también se acaba.

Pero, merced de esa "grasa" acumulada por los venezolanos que trabajaron duro en las  petroleras en tiempos pasados, fue que tuvo pie la tontería de creernos ricos y vivir cómodamente de las rentas mientras otros pueblos tenían que ingeniárselas para sobrevivir. ¡eso siempre debemos tenerlo presente para no volver a las mismas andadas.

Ahora bien, la Batalla que viene, la del Revocatorio Presidencial, no puede ser entre un Zamora que por dignificar a los pobres terminó haciendo el país aún más pobre de lo que ya era, contra las fuerzas del resentimiento más reciente.

Fuerzas que buscan en la revancha los privilegios perdidos.

Si así fuese nadie ganaría, salvo los corruptos, y de ganar se trata.

El Revocatorio Presidencial tiene sentido como arranque para otra Venezuela.

La que se debe construir a todo nivel, comenzando desde los municipios que en la actualidad obstaculizan -todos, tanto los que están en poder de la revolución como los que tienen un alcalde escuálido- la producción de riqueza, demorando por meses una patente de trabajo que en Colombia, México, Chile o Trinidad se otorga casi al instante.

La patria que se debe construir, a pulso y después del Revocatorio, se levantará con impuestos pagados por una ciudadanía libre que podría ganar buen dinero y ahorrar parte del mismo a condición que los gobiernos atraigan inversiones en  vez de alejarlas y dejen de falsificar la moneda -o devaluarla que es lo mismo- para mantener empleada  bajo sueldos de miseria una inmensa clientela política por lo general ineficiente.

En ese país habrá espacio para la diversidad y eso lo debe entender el Presidente y la oposición.

Espacio para todos solo con una condición: Chirulí con chirulí y arrendajo con arrendajo.

 

CADA LORO EN SU ESTACA:

 

Que cada loro se encarame en su estaca y la revolución ocupe el espacio del socialismo estatista y democrático que le corresponde,  mientras que la oposición se dedica a darle basamento a la creación de riqueza que caracteriza al capitalismo libre y democrático.

Predicamento último que al menos vale para quienes desde ese espacio de la oposición aspiren a cumplir con los anhelos de la masa de venezolanos que culpan al gobierno por su empobrecimiento y por la falta de trabajo -a este y a los anteriores porque muchos de los actuales opositores votaron por Chávez-.

Esa oposición, entre la que se cuenta este humilde escribano, está obligada al menos a dos cosas después de derrotar tanto al gobierno que obstaculizó a más no poder la recolección de firmas, como a los aventureros que llegaron a importar facinerosos reclutados entre el hampa y la miseria colombiana para apoyar sus proyectos golpistas: La primera a presentar, con o sin candidato único para el post revocatorio, un plan que comience la necesaria "remada para atrás" que saque a Venezuela de la lista de países en los que no vale la pena invertir los churupos porque aquí cuando no irrespetan la propiedad igual entraban las acciones dirigidas a crear riqueza no del petróleo sino de lo que se tenga a mano y si no creamos riqueza cada vez estaremos más pobres.

 

RECONCILIAR:

 

La otra condición es lo que han llamado "la reconciliación". Venezuela no puede seguir siendo una inmensa gallera y esto solo lo puede evitar un pacto que contemple la limpieza del Revocatorio y mantener a raya el discreto encanto del fascismo. De ganarse el Revocatorio, cosa que es factible, la oposición tiene la tarea de construir las bases para que opere en Venezuela un verdadero capitalismo popular, para que los compatriotas puedan prosperar en base al trabajo de cada uno,  lo cual es distinto a la truhanería disfrazada de libertad que campeó en la Cuarta y la Quinta.

Pero, la revolución también tendría sus obligaciones.

La primera respetar a la oposición democrática en el caso poco probable de que el Presidente no sea revocado.

La segunda aislar a sus violentos en caso de que el revocatorio prospere.

¡Eso es democracia y eso sería el comienzo de una reconciliación en la que el país pueda contar con un gobierno de un signo y una oposición de otro, cosa distinta al menjurje que acabó con la Cuarta cuando los unos, los otros y los otros "otros" eran la misma cosa!

Socios repartiéndose una república como si se tratar de un botín

¡Habrá que rezar para que la sensatez y el patriotismo puedan más que los proyectos personales que por inviables terminarían no sólo dándole la razón al Presidente revocado sino que terminarán convirtiendo esta tierra hasta ahora pacífica en escenario de lo peor que le puede pasar a un pueblo!: La guerra, ni más ni menos.
















3erPolo