Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.
Vagos y malandros vs. gente decente y trabajadora...













Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















El 20 de este mes Hugo Chávez cumple la mitad del período y los opositores podremos activar el revocatorio.
Estaremos entonces ante una inmensa responsabilidad y en las puertas de un nuevo comienzo que nos puede llevar a la modernización del país y sus instituciones para beneficio de la gente decente y trabajadora en caso de que sepamos administrar la coyuntura.
De eso se trata y los compatriotas que habitamos este territorio no tenemos margen para equivocarnos; razón por la cual debemos tener claro lo que nos estamos jugando.
A ese respecto subrayo que Venezuela está polarizada y que esa polarización, que no es nueva, sólo se podría superar en un futuro próximo, sin derramamientos de sangre, si una de las partes se impone pacíficamente sobre la otra, proponiendo desde la oposición un programa de contenido político, económico y social, capaz de convencer a la gente de la necesidad de liberar las fuerzas productivas del país.
Fuerzas actualmente obstaculizadas por un cúmulo de leyes que se vienen aprobando desde la muerte del general Gómez, y que forman el entramado jurídico que limita la libre creación de riqueza y que le permite al Gobierno nacional, por poner un ejemplo conocido, dictar el decreto de control cambiario mediante el cual -al igual que los Presidentes anteriores- se confiscan legalmente todas las divisas que entran y salen del país.
Divisas que se crean a partir del trabajo de los venezolanos y que no las producen los gobiernos.
 
DESDE HACE AÑOS LA GENTE EXIGE LO MISMO
 
Ese convencimiento tiene que plasmarse en un acuerdo que incluya un plan para superar una crisis caracterizada por el desempleo, la inseguridad y la falta de perspectivas; los mismos elementos que aparecen en las encuestas venezolanas desde los años ochenta, como males a superar, y que en este gobierno se vienen potenciando como si una plaga nos hubiese caído de los cielos.
Lamentablemente el documento de unidad elaborado por el diputado Armas no resuelve la tarea que debemos resolver y por ello tuvimos que calificarlo como "inodoro, incoloro e insípido" aún cuando quizás sea una fortuna el que no se pudo firmar debido a los desacuerdos entre presidenciables de la oposición.
 
PERO, VOLVIENDO A LA POLARIZACIÓN...
 
La Venezuela contemporánea está tanto o más polarizada que como estaba cuando el país creyó que las cosas iban a mejorar cambiando las corrupciones del primer C. A. Pérez por la campechanía de Luís Herrera.
O cuando por segunda vez mal interpretamos la polarización que aludo, a comienzos de los ochenta, creyendo que el país saldría adelante sacando del poder a los copeyanos y cambiándolos por adecos "como tú", caso de Lusinchi.
O cuando nos pusieron a escoger entre dos "personalidades" distintas y la polarización llevó al país a confiar que con un adeco "moderno" y "conectado con los poderes mundiales", estilo C. A. Pérez, todo iba a cambiar.
O cuando la coalición de vagos y malandros que se han apropiado de la república en los últimos años, inventaron que todo "se enderezaría" llevando por segunda vez a Miraflores un ex presidente ya anciano y por tanto inmune al encanto de putas y barraganas, como fue el doctor Caldera.
Coalición de vagos y malandros que se han repartido el país, que lo han empobrecido, que viven y han vivido de los muchos o pocos impuestos que pagan los ciudadanos porque no les gusta trabajar, y que no les importa la mala situación por la que pasa la gente decente y trabajadora, porque esos vagos y malandros llevan años "cortando el bacalao" para su propio provecho, como muy cínico, pero con correcta prosa, señalaba en mejores tiempos Rafael Poleo.
Luego como recordaremos, en días más recientes la falsa polarización inventó que los problemas de Venezuela se resolverían eligiendo un "outsider", un militar "con bolas" como decían que era el actual Presidente.
¡Los resultados están a la vista!
 
LA VERDADERA POLARIZACIÓN:
 
La realidad enseña que Venezuela lleva un cuarto de siglo de mal en peor.
Que cada gobierno retrasa la decisión que se debe tomar.
Decisión que no debe llevarnos a resolver una falsa polarización en vez de la real, suponiendo que todo se circunscribe a organizar campañas electorales basadas exclusivamente en el uso de banderitas, pitos y maracas -instrumentos que de todas maneras son necesarios y útiles para entusiasmar a la gente-.
Estilo de campañas vacías de contenido y mentirosas en su concepción y que debemos evitar como el santo evita las tentaciones del demonio porque al final no dan resultado salvo a los interesados en que las cosas no cambien.
Lo que está planteado a raíz de la activación revocatoria es una cadena de eventos que termina en la elección en la cual el pueblo venezolano deberá ESCOGER entre los intereses de la gente decente y trabajadora y los de la coalición de vagos y malandros que se turna en la rentable pero inmoral labor de exprimirle la savia a lo poco que le dejan producir a los venezolanos, y también a PDVSA, esa vaca que heredamos merced de leyes creadas por los reyes españoles y que se levantó gracias a la inversión y tecnología de extranjeros aunada al trabajo fructífero de unos venezolanos que ya no existen.
 
IDEAS VS. "PERSONALIDADES" CAUDILLESCAS
 
La "solución" de los problemas es asunto relativo. Dependiendo del lado del mostrador en que se encuentre cada sujeto, y de quien manipule la explicación, esta polarización que se desata al activar el mecanismo revocatorio puede presentarse nuevamente como una falsa batalla entre "dos personalidades" y el país saldría con las tablas en la cabeza; porque esas "personalidades", si no dan garantías concretas de lo que piensan hacer una vez revocado Chávez, quedarían en la libertad de comportarse como les venga en gana y terminarán expresando los intereses de la coalición de vagos y malandros que han exprimido a Venezuela, en vez de expresar los intereses de la gente trabajadora y esperanzada que es la que alimenta marchas y asambleas de ciudadanos.
Hay sin embargo otra posibilidad: ¡La propuesta natural de quienes aspiran vivir de su trabajo, porque son gentes decentes y trabajadoras y no aspiran sacar a los chavistas del gobierno para colocarse ellos a hacer lo mismo o quizás hasta cosas peores!
Es la propuesta de quienes le piden a los gobiernos seguridad jurídica, física y monetaria.
De la mayoría de gentes que marcharon el año pasado, y que ahora asisten a las asambleas de ciudadanos, quienes no aspiran cargos electivos o monopolio alguno y que tampoco pretenden que ningún gobierno les "resuelva" porque lo que exigen al Estado venezolano y a los gobiernos que lo forman es que les deje trabajar como gente honrada y productiva que son en su mayoría.
 
LOS INTERESES DE LA GENTE DECENTE
 
La solución a esta polarización debe llevar a la modernización del país.
A desatar las fuerzas productivas para crear empleo.
A que los gobiernos dejen de falsificar la moneda que no es otra cosa cada devaluación que ha habido en Venezuela desde que los malos administradores de la "cosa pública" tienen en sus manos los dólares de PDVSA.
A privatizar popularmente y no entre cogollos a la propia PDVSA para que cada venezolano tenga su pequeño capital en acciones de una compañía privada y seria y que no suceda lo que viene sucediendo desde el nacimiento de la petrolera estatal, en cada ocasión que vagos y malandros, con los dólares petroleros en la mano, proceden a devaluar el bolívar para cuadrar cuentas y roban a todo compatriota honesto que tenga sus haberes en Venezuela.
La solución debe ser para esta generación y no para dentro de muchos años.
Debe ser para la gente común y no para complacer egos de políticos profesionales.
 
COMPROMISO ANTES QUE NADA
 
Tampoco podríamos diseñar una "la solución" para cambiar de gobierno más no de régimen.
Esa es el sentido de la pugna que comienza el 20 de este mes y por eso luchamos en RESISTENCIA CIVIL... razón por la cual insistimos que la unidad no debe ser de la clase política sino del país y que se debe expresar en un documento que denote compromiso con la gente decente y trabajadora, que incluya penas a quienes no cumplan y la absoluta decisión por parte de los firmantes de modernizar el país como vía a recuperar la calidad de vida que todos hemos perdido.
La "cartilla cívica" del diputado Alejandro Armas lamentablemente no llena estos requisitos.
 
¿PETROLEO PARA EL PUEBLO?
 
El gobierno anuncia la reactivación de la CVP cerrada por quiebra hace años.
Se trata de una "piñata" con los recursos petroleros ante la pesadilla que significa para el Presidente Chávez la cercanía del revocatorio.
Para uno que tiene claro el daño que le han hecho al venezolano común con la estatización de la industria petrolera esta "reactivación" de la CVP solo significará que algunos negocios que tenían los gerentes petroleros ahora los podrán hacer nuevos "empresarios" amigos del gobierno.
Quizás eso sea "más democrático" pero no es "petróleo para el pueblo".
Si una cosa es de uno, es de perogrullo que uno debe tener el "título de propiedad"... como el RAP de los vehículos. ¡Mientras no se privatice popularmente a PDVSA los politiqueros seguirán haciendo de las suyas y el pueblo no será "dueño" del petróleo... como demagogicamente afirman por allí!
















3erPolo