Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.
¡Faltaba, pero no faltó! La oposición dividida













Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingoinformal11.jpg

 

 

 

Reflejo de la fragmentación que afecta al país hasta la oposición muestra evidentes signos de división.

A este respecto es posible que los lectores mejor informados piensen que la enfermedad no es tan grave en tanto no afecta la inmensa masa de personas que estarían dispuestas a protestar en las calles acicateadas por una mala situación a la que no se le ve salida.

Quizás los lectores tengan razón en esto y la divisionitis sólo afecte a una porción de los que se "sienten  líderes" y no el venezolano común que escucha los argumentos de unos y otros sin tomar partido.

Puede ser; no obstante el mal existe y termina siendo  endémico cuando crece sin que nadie entre quienes tienen interes en remediar la situación se de siquiera por enterado.

Esta falta de interés creo que se debe a la preeminencia de análisis superficiales y voluntaristas elaborados por quienes actuando como los supersticiosos creen que las cosas ocurren cuando se mencionan y por ello terminan fulminados por enfermedades cuyos síntomas no se los cuentan ni al galeno.

En todo caso estamos hablando de gentes que prefieren callar y dejar que el mal avance pensando equivocadamente que el silencio todo lo arregla.

En el TERCER POLO por el contrario preferimos llamar las cosas por su nombre para saber donde estamos parados, con honestidad, así nos digan aguafiestas. Ustedes lo saben.

Por ello nos apartamos de la postura bobalicona, totalitaria y excluyente, para decirlo en términos actuales, y dejamos de lado la supina estupidez de pretender que por cultivar una "unidad" entre los ex "notables" y aspirantes a serlo, que nunca ha existido más allá de posturas demagógicas, se proceda a cancelar un debate que está vivo porque los cambios en Venezuela estarán vivos mientras los gobiernos fracasen como ha fracasado el actual y los que le antecedieron.

 

DEBATE BANAL

 

Sin este debate será muy difícil unir a quienes deben estar unidos y la división igual quedará latente.

Así mismo advierto y califico de "banal" un debate como el que actualmente se libra en el seno de la oposición, donde casi como una conseción aceptan algunas vacas sagradas que se acepten y discutan como posturas "disidentes" las posiciones que se tengan frente a un hecho importante pero circunstancial como son los reparos.

¿Es que la posición frente a los reparos es tan importante como para dividir y separar a un venezolano opositor de otro venezolano igualmente enfrentado al actual gobierno?

¿Es que acaso el elector puede esperar algo distinto y mejor por parte de un alcalde, gobernador o Presidente opositor que se proclama "antirreparista", a lo que pueda ofrecer como plan de gobierno un homólogo "reparista?"

 

SI NOS VAMOS A DIFERENCIAR QUE SEA POR CUESTIONES MÁS SERIAS...

 

La diferenciación entre miembros de la oposición puede ser un hecho lamentable y puede conducir a la división, eso es cierto.

Pero más lamentable lo será en tanto el elemento diferenciador que separe a los "líderes" de la oposición sea la actitud frente a los reparos porque eso significa que estamos divididos por cosas secundarias y que en el fondo lo que buscan unos y otros es quitar al compañero del medio para colocarse a si mismos.

En eso debemos estar claros como el agua fresca sin dejar de lado algunas acusaciones como las que ha lanzado Alberto Franchesqui porque la llamada "cohabitación" con el chavismo no es asunto secundario como si lo es la posición frente a los reparos.

Respecto a este último punto en el TERCER POLO advertimos lo que siempre hemos dicho: Que el asunto no es tan simple como el "salir de Chávez" que postulan algunas almas ingenuas siendo coreadas por otras almas, estas no tan ingenuas como interesadas en pasar agachadas en cualquier eventualidad de cambio de gobierno, porque esas almas interesadas en ocultar cualquier ebate esclarecedor se saben corresponsables de la llegada al poder del actual Presidente.

Lo de la "cohabitación" y las críticas que esto viene suscitando  viene al caso para aquellos líderes desesperados porque han perdido el poder que tenían y ven pasar el tiempo sin que la oposición pueda librarse del señor Chávez Frías; y también porque la vez que eso se hizo se puso en evidencia que los eventuales jefes del golpe de Estado no tenían el mínimo de patriotismo y que por el contrario procedieron a repartirse la República como si se tratara de botín de guerra.

Por esa razón en RESISTENCIA CIVIL ustedes recordarán que nos deslindamos de el señor Pedro Carmona y de sus compinches, a quienes mandamos al demonio, desde el mismo 12 de abril de 2002.

Pero, en materia de "cohabitaciones" hay varias interpretaciones y no todas son decentes como advierte Franchesqui.

Quien proclame que sigue una "Ruta Democrática" para cambiar al gobierno está obligado, salvo que sea un mentiroso, a aceptar las reglas del juego aún cuando el contrario sea mañoso.

Entre los primeros que debian saber esto están líderes como Henrique Salas Romer quien como se recordará fue robado en primera instancia cuando por primera vez se presentó a la elección de gobernador de Carabobo y la Junta Electoral de ese estado proclamó ganador a Oscar Celli de AD quien había llegado segundo.

La trampa en aquella oportunidad fue tan grande que hasta el Plan República estuvo en la movida cambiando actas originales por papales forjados.

Pero, y eso es lo que el viejo Salas debe tener presente.

La trampa no pudo prosperar porque el grupo que después se llamó Proyecto Venezuela estaba preparado y pudo demostrar en Caracas, ante un CSE tan tramposo como este CNE, que el gobernador electo era Henrique Salas Romer y no Oscar Celli.

En ese sentido "cohabitar" precisa que la oposición bien puede, dignamente, enfrentar al gobierno por más mañoso que sea si hay garantías de respeto hasta en el caso de que se detecte a tiempo la trampa porque como recordaremos, una vez proclamado Salas Romer gobernador, sus seguidores dejaron tranquilos a los Celli y en ese sentido "cohabitaron" con ellos.

Aquello fue "cohabitar" con cierta dignidad aunque a los puristas no les guste que el señor Celli y los militares tramposos hayan quedado impunes porque Salas no los acusó ante los tribunales como quizás debió hacerlo.

En ese caso Hugo Chávez tiene razón cuando arenga a sus seguidores recordándoles que "al que le hacen trampa es porque se deja".

Pero, volviendo al tema, no sería un acto digno que la oposición siguiera el mal ejemplo de trampas, reparto de la república como si se tratara de un botín entre forajidos y tracalerías compartidas, como las que tuvieron de protagonistas a los partidos del Puntofijismo y a sus socios minoritarios que en las postrimerías se beneficiaron de ese régimen el cual usufructuaron hasta que la muerte lo llevó al traste.

En ese sentido lamentablemente el gordo Franchesqui tiene razón.

Hay gente, en ambos bandos, que añoran "cohabitar" al estilo Puntofijista.

 

LA "COHABITACIÓN" DE LA INDIGNIDAD

 

¿Cómo se come eso?

Fácil:¡A espaldas del elector, pueblo o soberano, como quieran llamarlo, y "repartiendo" prebendas entre los politiqueros que aceptan "cohabitar" con el supuesto enemigo al cual "adversan" pero solo hasta cierto punto!

A eso nos oponemos en el TERCER POLO y cuando observamos que ese tipo de relación indigna entre gobierno y oposición tiene sus cultores entre algunos directivos de la oposición, nos vemos obligados a pedir un debate que lleve a definir una dirigencia que asuma otro tipo de relación con el pueblo opositor que uno supone está harto de ser manipulado, llevándolo de aquí para allá sin meta fija y sin que la supuesta dirigencia se digne a rendir cuentas por sus múltiples mentiras y fracasos.

Hasta allí el deslinde con cierta sinverguenzura que ni tiene moral, cuyas acciones carecen de sentido y cuyas propuestas de repartirse el poder con el oficialismo chavista tampoco podrá prosperar como modelo porque lo que ya fracasó en la Cuarta con menos población y mayor prosperidad petrolera; simplemente no se podrá sostener siquiera en las actuales condiciones.

Hasta allí la explicación de por qué consideramos que se debe ir a reparar sin que esto sea crucial en la ya larga lucha por adecentar a Venezuela.

 

NO AL "MEZCLOTE"

 

Finalmente recordamos que así como el deslinde entre unos y otros no puede pasar por un hecho circunstancial como son los reparos; así tampoco se puede admitir el mezclote que significa confundirse desde la oposición con el estatismo oficialista como insinúan quienes dicen que "un gobierno postchavista debe continuar las políticas sociales de este gobierno" etc.

¡Es que de ser así lo conducente sería dejar a Chávez hasta por lo menos el 2006!

Cuestión que desde RESISTENCIA CIVIL y el TERCER POLO hemos rechazado desde el principio.

Ustedes lo saben.
















3erPolo