Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.
¿Hacia donde nos quieren conducir? Las multitudes merecen más respeto













Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingoinformal11.jpg

 
 

Según uno ve las cosas los venezolanos que participan en las protestas contra el gobierno merecen más respeto.

No solo de parte del propio Presidente y su administración, irrespeto que hemos comentado a lo largo de estos cinco años, sino también por parte de quienes creen que se puede conducir a tanta gente como si se tratase de un rebaño.

Ejemplo de esta falta de respeto se encuentra en la ambivalencia de mucho directivo que al declarar ante los medios -única actividad política de algunos- confunde a quien le escucha cuando por una parte anuncian transitar la "ruta democrática" mientras que por otra se hacen los locos ante tanto aventurero que insiste en convertir victorias en derrotas cuando llama a "paros indefinidos" o "luchas hasta la muerte".

Luchas y paros en los que observamos como abunda la ambición mientras falta la madurez y el patriotismo; y por ello no conducen a nada.

Luchas y paros planteados por quienes alegremente hablan de "días D" o "Argamedones" que no han sido preparados como debe ser y que, peor aún, ni los mismos convocantes están dispuestos a librar "hasta la muerte" porque ante la primera adversidad se montan en un avión y salen corriendo rumbo a Miami.

Capítulo aparte merecen quienes viven saltando de canal en canal de TV, anunciando que la lucha es "hasta el final" cuando ni ellos mismos van a las marchas y hasta le prohiben a sus hijos hacerlo.

¿Será que creen que la gente es pendeja y solo sirve como "carne de cañón?"

Que me perdonen pero esta picaresca de personajes del pasado, llenos de malas mañas, y en todo momento dispuestos a romper los acuerdos me recuerda a los pillos que siempre están dispuestos a cogerse lo que no les pertenece y que hasta en las casas de supuestos amigos intentan robos basados en que "si me viste era jugando y si no me viste te jodiste".

Como podrán comprender los lectores con gente así no se llega a nada y hasta son capaces de vender a su madre si les llega a convenir.

Esa actitud laxa, confusa y perdedora es la quintaesencia  de quien no tiene creencias firmes y que en base a ello piensa que para actuar en la política basta con ser un mentiroso redomado.

Esa actitud plagada de supuestos "panes B, C y D" etc. no lleva a nada evidentemente, no servirá de guía a las multitudes que marchan y manifiestan buscando una salida constitucional, pacífica y democrática a la crisis venezolana.

Una salida que no termine siendo morisqueta como mal termino el 11-A cuando un pillete intentó cogerse la piñata sobre el engaño y la sangre de los inocentes.

NO TODOS LOS POLÍTICOS SON BASURA PERO ALGUNOS SI LO SON...

En memoria de tantos políticos decentes que ha habido y que deben haber protesto lo que considero una verdadera calamidad.

A este respecto también noto que hay quien nos dice que ese tipo de ambigüedades ocurre porque "no está listo el Proyecto País" pero que "una vez ocurra el Revocatorio Presidencial todo se enderezará".

¡Quizás Dios en su infinita misericordia escuche a estos señores aunque hay un pasaje de la Biblia que recuerda el desventurado final que le espera a los necios!

Comencemos entonces diciendo que desde hace mucho tiempo debimos contraponer nuestras ideas con las del comandante Chávez y sus seguidores.

¡Es lo más decente que se puede hacer porque a mi me parece indecente convocar una mayoría para substituir un gobierno si tener siquiera la amabilidad por no repetir la palabra decencia, de enseñar hacia dónde se quiere conducir el país!

Lo contrario sería un "quítate tu para ponerme yo" que ciertamente no va a funcionar y llevará a la decepción en primer término de quienes hoy día van a las marchas.

ACABAR CON LA POBREZA SIN REPETIR LAS MALANDRERIAS DEL PRESENTE O DEL PASADO...

Pero, ¿de que se trata todo esto y por qué debemos deslindar para evitar nuevas decepciones?

En primer lugar lo que todo político decente y de oposición debe expresar con claridad es que a los líderes de la oposición nos atormenta la pobreza de tanto compatriota; que no emprendimos esta lucha para repartirnos un botín como pretendieron Pedro Carmona y sus compinches.

En segundo lugar que no creemos en la demagogia asistencialista de Hugo Chávez porque está visto que no produce riqueza sino todo lo contrario.

Luego habrá que decir muy claramente, aún cuando esto no les guste mucho a los ex empleados de PDVSA, que el Estado no es el mejor empresario y que es preferible devolverle a los venezolanos la capacidad de administrar lo que heredamos del Imperio Español, valga decir la riqueza petrolera.

PRIVATIZAR POPULARMENTE A PDVSA

Quizás esto no le guste al doctor Quirós Corradi o a Humberto Calderón, pero, la única manera de frenar el robo que significa la devaluación perenne de nuestro signo monetario es entregar GRATUITAMENTE la mitad de las acciones de PDVSA a los venezolanos molientes para que sean ellos mismos quienes individualmente administren sus dividendos con fines de atender enfermedades, mejorar la vivienda o la preparación académica o intelectual.

De otra manera sería imposible pretender que una población descapitalizada y empobrecida pueda entrar a formar parte de los fondos de atención médica privados que serán la base de futuros despegues de la economía.

A DEVOLVER LO NUESTRO TOCAN

Cualquier otro "Proyecto País" que no le devuelva a Petra Pérez y a Pausolino Vargas lo que es de ellos será un nuevo fraude que de vaina servirá para enriquecer a la clase política y mantener a Venezuela en el atraso.

Una operación fraudulenta como fraudulento sería dejar la otra mitad de las acciones de PDVSA en manos de los políticos tradicionales para que sigan devaluando la moneda.

¡Esa otra mitad de acciones petroleras debe ser dividida en varias compañías para evitar monopolios y vendida a martillo limpio en una Bolsa!

La oposición venezolana no tiene derecho a ganar un gobierno sin que sus seguidores tengan claro hacía dónde se quiere ir.

No es moral sacar un gobierno para privatizar PDVSA de manera fraudulenta como se infiere que es el objetivo  de algunos grupos que evidentemente se vienen organizando para ello.

Fraudulento sería vender lo que es de todos como es el caso de PDVSA, "precalificando" solo las empresas que van a ganar, empresas formadas por capitalistas extranjeros y políticos vende patrias que pasarán a contarse después de cometido el crimen entre los humanos más ricos del planeta.

Fraudulento es montar un badulaque en Miraflores para ordeñarlo.

EL DESLINDE NECESARIO

¡Eso no será permitido por nadie y sería suicida internarlo!

Por eso venimos diciendo que si bien la gente se mantendrá unida oponiéndose a las acciones de un gobierno empobrecedor; no por ello deja de ser sano un deslinde entre quienes pretenden dirigir al país que viene.

Deslinde que por lo visto no debe afectar a la Coordinadora Democrática de Venezuela porque un club en el que cabría hasta José Vicente Rangel, en el hipotético y negado caso de que abandone el buque del gobierno como ya pasó con Miquilena, un club con esas características no podrá gobernar jamás en el buen sentido de la palabra por más útil que sea para coordinar ciertas acciones comunes.

Pero ni la vida ni mucho menos los gobiernos son acciones espectaculares.

Gobernar en las condiciones actuales y en un país llamado Venezuela pasa por evitar la guerra civil a la que nos quieren llevar los irresponsables del gobierno y los aventureros de la oposición.

Pasa por demostrarle a los seguidores de Hugo Chávez que pueden prosperar y que lo harán más y mejor en un país gobernado con los códigos del mundo capitalista.

Pasa por querer a Venezuela más allá de simples declaraciones.

Por ello le damos la bienvenida a la coyuntura en que nos pone un CNE que llena de obstáculos al Revocatorio Presidencial.

Bienvenido porque de este último paso que debemos acometer silenciosamente, sin alharaca, organizando a la sociedad civil para que sean los ciudadanos quienes encuentren, contacten y convenzan a los ciudadanos que deben reparar sus firmas.

Un trabajo callado, de organización y filigrana que cuando se concluya debe ser acompañado por una dirigencia unida en los sueños y no en los apetitos personales.

Por eso saludamos la coyuntura que nos permite deslindarnos de aventureros, golpistas y buscadores de fortunas.
















3erPolo