Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.
Sale Perez Issa de PDVSA ¿Será el nuevo miembro de la"oposición"?













Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingoinformal11.jpg

 

Por la prensa nos enteramos que Petróleos de Venezuela prescinde de los servicios del controvertido Gerente de Control de Pérdidas, el comandante Gustavo Pérez Issa.

Distintas versiones intentan explicar el origen de la substitución en PDVSA de quien siendo camarada de aulas en la Academia Militar, compadre doble del Presidente y pieza clave para restablecer el control de las instalaciones petroleras por parte de la empresa el año pasado, durante el paro; no era precisamente un personaje prescindible.

Hasta donde uno puede opinar la versión más creíble tiene ribetes que parecen sacados de una película de James Bond.

Aparición de cuentas abultadas en el exterior, aplicación por parte de las autoridades estadounidenses del Acta Patriótica -Patriotic Act- de acuerdo a la cual se presume que los capitales que no puedan ser explicados en su origen provienen o pueden provenir de actividades ligadas al terrorismo, y un sin fin de supuestas explicaciones que pasan por afirmar que Gustavo Pérez Issa, molesto por la falta de apoyo presidencial, habría abandonado el barco del oficialismo y ahora trabaja para la inteligencia norteamericana.

Aún cuando no es la primera ocasión que ocurre algo similar digo que es difícil opinar con propiedad respecto a la salida de este, hasta ayer, hombre de confianza de Hugo Chávez en PDVSA.

Y escribir sobre el tema es asunto harto difícil porque en Venezuela ocurre con regularidad que los medios satanizan un funcionario semi desconocido al comentar en negativo sus andanzas dentro del gobierno, y luego, cuando por una razón u otra el funcionario sale del cargo, termina acercándose a la oposición para reaparecer lavado de toda la culpa y hasta declarando por la Coordinadora como es el caso de Miquilena y el general Rosendo quien de "gordo horrendo" y "adulante", al que hasta una gaita le dediocaron hace dos años, pasó a ser el "estupendo" jefe de seguridad en tres estados durante el reafirmazo.

¿Veremos en el futuro a Pérez Issa declarando desde la quinta Unidad?

Eso está por verse.

 

OTRA VEZ LA BURRA AL TRIGO

 

Por lo pronto diremos que el oportunismo como brújula no conduce a nada digno de ser recordado en el mundo de la política.

Pero también recalco que hay otra faceta digna de ser comentada a raíz de la salida del Gerente de Control de Pérdidas -Jefe de Seguridad- de PDVSA.

Se trata de las denuncias que según el diario El Nacional Pérez Issa habría consignado ante la DIM y que involucran manejos dolosos por parte de la gente que trabaja en PDVSA.

A la fecha ignoro a quien o quienes involucra el comandante en sus denuncias, pero entiendo que no debe ser a los cabecillas del paro petrolero del año pasado porque es asunto conocido que los expedientes que Pérez Issa había elaborado por supuestos manejos dolosos en PDVSA contra Juán Fernández y cerca de un centenar de altos gerentes, fueron objeto de destrucción por quien durante un día -el 12 de abril sde 2002- ocupó el cargo de Pérez Issa cuando Pedro Carmona Estanga repuso al general Lameda en la petrolera estatal.

De manera que el ex Gerente de Control de Pérdidas ahora acusa a quienes quedaron "a cargo" en PDVSA, sean estos civiles o militares.

Al respecto no pienso meterme en honduras mayores para ponerme a elucubrar sobre lo que no tengo claro: Las acusaciones de Pérez Issa pueden ser contra unos y otros -o ambos que es lo más probable-.

Pero, desde mi modesta posición de supuesto "dueño" de la petrolera, lo único que quiero decir es que llevo años escuchando hablar de "petroespías" que supuestamente venden información estratégica de PDVSA a la competencia, que van años de escuchar acerca de los robos y el sospechoso enriquecimiento de los gerentes petroleros venezolanos sin que la justicia haya detenido a ningún pez gordo o ladronzuelo; mejor dicho, a nadie, porque la "costumbre" en PDVSA era y es hacerse los locos con quienes son agarrados in fraganti robando activos o pasando a la competencia información que es confidencial para la empresa.

 

EL PRIMER CAMBIO COMIENZA EN PDVSA

 

Desde esta óptica de venezolano engañado a quien le han hecho creer que "PDVSA es nuestra" pido cambios porque no basta con dar explicaciones que nos lleven al mar de los dimes y diretes.

El ünico correctivo posible es "remar para atrás" y comenzar la desestatización de una industria estatal que ha sido objeto de saqueo casi desde su fundación.

La privatización popular de PDVSA es la única salida que le devuelve a sus propietarios el control de lo que califican los politiqueros, no sin cierto cinismo, como propiedad "de todos los venezolanos".

La mitad de las acciones de PDVSA deben ser transferidas, gratuitamente, a los venezolanitos y venezolanitas como pago por los males que nos han causado estos politiqueros y sus robos y diparates.

La otra mitad sería vendida en la Bolsa y lo que se recaude  será utilizado para cancelar la deuda interna que amenaza con producir una nueva mega devaluación y con quebrar la casi totalidad de las pequeñas y medianas empresas en Venezuela.

Las acciones transferidas solo podrán utilizarse para capitalizar fondos privados con los que los venezolanitos y las venezolanitas podrán sufragar los gastos en materia de salud, educación y vivienda que cada uno de ellos tenga a bien hacer.

Es la única salida porque de otra manera los gobiernos seguirán captando los dólares de PDVSA en vez de los bolívares que debe pagar la empresa por concepto de impuesto sobre la renta, y seguirán devaluando la moneda para desgracia de los venezolanitos y venezolanitas, y la petrolera estatal seguirá siendo objeto de saqueo por parte de sus directores y gerentes quienes saben perfectamente que lo que no es de nadie a nadie le duele.

Respecto al futuro de Pérez Issa, dejemos en manos de la Coordinadora esta decisión.

Total haber trabajado investigando quien o quienes son los presuntos corruptos que roban dentro de PDVSA no puede ser peor que administrar el Plan Bolívar 2000, como fue el caso del general Rosendo, o montar las bases jurídicas que le permiten al gobierno hacer lo que hace, como fue el caso de Luis Miquilena y los diputados que desde la Constituyente y la Asamblea Nacional dieron la pelea por el oficialismo en años recientes.

Pero, como hemos dicho en esa materia le dejamos la palabra a la Coordinadora o al G-5 si así lo creen más conveniente.
















3erPolo