Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.

Cuando la polarización estupidiza: Caso liberación de Ingrid Betancourt














Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingo_rangel_bn3c.jpg

 

 

 

Como no hay regla sin excepción hace poco el ex ministro Genatios en medio de una entrevista -que la mayoría son insulsas- dijo una verdad tamaño catedral cuando calificó la polarización como “una estupidez”.

 

La entrevista fue desestimada por los comunicadores que han hecho fortunas vendiendo a las fuerzas de la polarización sus programas y columnas de opinión. Era de esperar que los beneficiados de la estúpida polarización jamás iban a mencionar la soga en casa del ahorcado aún cuando este tipo de silencio dice mucho de la ética de algunas locutoras y periodistas.

 

En tal sentido añado que razonar como homo sapiens no es común entre quienes pasan la vida lanzándole más leña al fuego.

 

Sin embargo lo dicho por Genatios es una verdad corroborada a diario por la realidad. Basta que suceda cualquier evento, importante o baladí, para que unos y otros tomen posición a priori. Listos para señalar al enemigo como gran culpable mientras matan la verdad y le hacen daño al país y a la sociedad venezolana.

 

Para ejemplo basta señalar lo sucedido con la liberación de Ingrid Betancourt y otros 14 rehenes que estaban en manos de las FARC: Era lógico que apartando la política todos los venezolanos coincidiéramos en darle gracias a Dios –o a la vida- porque 15 personas habían recuperado la libertad que les habían arrebatado unos guerrilleros que de tanto convivir con malhechores terminaron adoptando método y modus vivendi de la mafia.

 

Pero no, cómo iba a ser.

 

Polarización mediante el presidente Chávez se mostró frío ante la feliz jugada de Álvaro Uribe Vélez. Tanto que dijo que la noticia se la había dado un obrero en Margarita como si no tuviera un ministro para esos menesteres.

 

De hecho el Presidente aún no le da la importancia que tiene un suceso como la liberación de los rehenes porque el guión de la polarización dice que Hugo Chávez no puede celebrar nada que beneficie a Álvaro Uribe Vélez y viceversa. Una estupidez.

 

Pero el otro polo maligno no se queda atrás porque más allá de celebrar como cristianos la libertad de los rehenes y razonar sobre la evidente puesta en escena que fue la liberación de Ingrid Betancourt y otros retenidos por las FARC, en el otro bando no faltaron idiotas que siguiendo el guión que les reserva la estupidez polarizada y su mano peluda que en todo se entromete, se quejan porque en Venezuela no tenemos un Presidente como el de Colombia y hasta han propuesto que le den el Premio Nobel de la Paz a Álvaro Uribe Vélez.

 

Ni tan calvos ni con dos pelucas.

 

Una cosa es que sin creer todo lo que se dijo en la puesta en escena de la liberación de Ingrid Betancourt, es honesto y justo reconocer que la tozudez de Uribe está dando frutos porque es evidente que los grupos guerrilleros colombianos están perdiendo la guerra y que ese es un paso hacia la posible paz en Colombia; y otra distinta proponer para Venezuela el status quo que viven los colombianos.

 

Es que Colombia está muy distante de ser el Disney World que pintan.

 

Basta con recordar que en al exterior han emigrado millones de colombianos escapados de un país en el que no pueden vivir porque si no los matan los guerrilleros, los matan los paramilitares o el ejército colombiano o cualquiera de los muchos grupos de malhechores que operan en el vecino país.

 

¿Es eso lo que quieren para Venezuela?

 

¿Ese panorama merece un Nobel de la Paz? (email: doalra@yahoo.com).
















3erPolo