Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.

El pecado original del movimiento estudiantil














Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingo_rangel_bn3c.jpg



Por esta fecha se cumple un año desde que irrumpió una generación que hasta ese entonces había estado muda y aparte de marchas y protestas el aniversario incluye libros donde se explican las razones que privaron en el nacimiento del Movimiento Estudiantil.

En el bautizo de uno de esos libros recientemente escuché decir a uno de los autores, dos treintañeros egresados de la UCAB, que la democracia venezolana había nacido "con un pecado original". Valga decir con el fardo del golpe de estado del 18 de octubre de 1945.

Confieso que no es mi intención defender la tesis según la cual Rómulo Betancourt, el jefe de lo que para ese entonces sería "la oposición", posiblemente se vio obligado a responder al presidente Medina con la misma moneda falsa -el golpe militar- que el mandatario tachirense le había pasado como pago al jefe de AD, cuando Medina sustituyó a motu propio la candidatura consensual del doctor Diógenes Escalante, por la de Angel Biaggini que también era doctor y andino pero que no tenía la confianza de Betancourt.
Bien, dicho esto quisiera señalar lo que no señalé el día del aquel bautizo libresco al que gentilmente me invitaron, porque no tenía ánimo de polemizar en un acto de otras características.

Me refiero a que los líderes del Movimiento Estudiantil del 2007 también cargan a cuestas su "pecado original".

Me refiero a que las movilizaciones estudiantiles del 2007 nacen en medio de una confusión que solo ahora, después que las aguas bajan, la están pagando los estudiantes y parte de este pago influyó en la mermada que estuvo la reciente marcha en apoyo a RCTV.

La confusión, a mi manera de ver las cosas, se origina en que marchar protestando la patanería del gobierno al manejar el final de la concesión de RCTV en realidad tiene muy poco que ver con la Libertad de Expresión.

Y que contra lo que se debió protestar era contra la absurda permisería que regula el tema de las radio comunicaciones obstaculizando la Libertad. Permisería excesiva que explica que en Venezuela no exista una radio o televisora cuyo nacimiento no esté signado como un favor del gobierno que la concede porque en ese tema no hay permisos automáticos como exigimos los liberales.

Por otra parte en nuestro país hay y había en el 2007 motivos más importantes para la protesta porque, uno de ellos, por poner un ejemplo que a todos nos atañe y que tiene que ver con la Libertad a secas, es que desde los años cincuenta los venezolanos vivimos de la venta de unos tres millones de barriles de petróleo al día porque es muy difícil producir otros artículos ya que el Estado, a todo nivel, desde la alcaldía que niega la patente de industria y comercio, pasando por gobernaciones hasta llegar a los ministerios y agencias de regulación nacional, se constituye de organismos que obstaculizan o impiden que prosperen los negocios particulares porque para algo tenemos un gobierno socialista radical y una oposición socialista mercantilista.

Ambas ideologías enemigas del capitalismo.

En un país con tales características sin embargo los estudiantes del 2007 eligieron un motivo de protesta para convertirlo en portaestandarte: La Libertad de Expresión.
Tema que más allá de las manipulaciones sensibleras debió de ser tratado considerando que la única Libertad de Expresión por la que se debe luchar en Venezuela es la que nos afecta a todos y no la que afecta los negocios particulares de un grupo económico y mediático.

Es decir que cuando un grupo politizado sale a la calle a protestar, se supone que lo hace por una causa que nos afecta a todos los venezolanos y no la que afecta a un grupo empresarial por importante que sea.

Este es el punto de vista liberal respecto a este caso en particular, pero, confieso que es difícil de digerir porque en el caso del final de la señal abierta de RCTV ha habido mucha asesoría de sicólogos y especialistas en manipular el cerebro de una clase media que actualmente está en lo que los sociólogos llamarían "movilidad descendente" y que estando sus integrantes golpeados, asustados y molestos, son fácil presa de cualquier manipulación. Sobre todo si la preparan sicólogos y publicistas.

Así fue cómo la clase media estudiantil principalmente, en el 2007 embistió el trapo rojo que fue la manera de guapetón con que el Presidente anunció el cierre de RCTV el 31 de diciembre de 2006.

Un canal que había tomado la vía del golpismo hace mucho tiempo cuando desestabilizó al segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez en la creencia de que la caída de la democracia pondría a Marcel Granier en Miraflores -remember "Por estas calles"-.

Un canal al que se le terminaba una concesión porque en Venezuela ni los monopolios duran toda la vida.
Esa es la realidad vista desde la óptica del liberalismo racional que apoya la economía libre y de mercado. Que apoya políticas para que "crezca el pastel" o PIB en vez de pugnar por "repartir lo que haya" que son las políticas que tanto le gustan al gobierno y a la llamada "oposición".

El liberalismo es una realidad que difícil de captar para el ciudadano común porque algunos medios radioeléctricos no quieren que las ideas liberales se expandan suponiendo que un triunfo de este tipo de ideas les afecta sus intereses y monopolios que es hablar de lo mismo.

Por eso obstaculizan la creación de un partido o movimiento liberal, que independiente de periodistas y locutores, habría facilitado para que los jóvenes del Movimiento Estudiantil adoptaran las banderas de la libertad y no las de RCTV por respetables que estas fueran. De haber sido así no estarían los estudiantes estancados a un año de las primeras marchas en defender a Marcel Granier cuando en Venezuela se debe defender sobre todo la libertad de empresa que el propio Granier obstaculizó durante décadas ya fuese mediante un "lobby" perverso que impidió el desarrollo de la televisión regional, o la cartelización con el enemigo para matar a TELEVEN porque RCTV no quería competencia y a duras penas soportó a VENEVISION por décadas.

Esa es la verdad.

Por eso los liberales decimos que la lucha por la libertad de expresión, mención radio y TV, pasa en nuestro país por exigir que el Estado libere el éter, es decir que se permita la proliferación de emisoras y que el ciudadano pueda escoger entre la mayor cantidad de opciones porque así funciona mejor el capitalismo de libre mercado. El que crea riqueza para todos.

En Lima hay cerca de 40 televisoras y una de ellas alquila espacios a quien los pague. En Maracaibo hay cerca de 10 plantas de televisión.

En esas ciudades hay más libertad que en Caracas y también la habrá en mayor cuantía aún si RCTV vuelve a trasmitir en señal abierta.

Algo distinto a la realidad que se ha visto en nuestro país por décadas porque durante décadas los venezolanos solo podíamos ver dos canales de TV: Uno de ellos RCTV. Dos canales que monopolizaron el inmenso negocio de la publicidad.

En estas reflexiones se debe mencionar como un limitante a la Libertad, el veto que han creado los grandes canales caraqueños de TV en el sentido de que han hecho "lobby" para que no puedan existir televisoras que trasmitan a todo el país digamos que desde Maracaibo, Barquisimeto, San Cristóbal, Valencia o Puerto Ordaz por ejemplo.

Por otra parte admito que confunde en este sentido atacar un gobierno como el de Chávez que más bien ha facilitado que se amplíe el espectro a diferencia de los gobiernos que le precedieron.

Sí, pero esta "ampliación" pasa en el caso de las emisoras comunitarias, a obligarlas a mantener una fidelidad perruna hacia el gobierno nacional que de paso las alimenta vía PDVSA; y eso no es Libertad.

Terminando con el tema debo incluir que si los estudiantes el año pasado confundieron los intereses de RCTV con los del pueblo en general, este año lamentablemente siguen confundidos.

Fíjense los lectores que al final la marcha estudiantil del aniversario del cierre del canal de Granier, cuya asistencia por cierto fue escuálida y no sólo por falta de argumentos contundentes, los dirigentes anunciaron una nueva marcha por las inhabilitaciones.

Bien, pueden hacer lo que crean conveniente y creer que cualquier bandera circunstancial es un "programa político" pero para este modesto escribano cabe diferenciar entre cada caso de los inhabilitados.

Hay políticos que están inhabilitados por haber sido pillados en tracalerías administrando dineros públicos y no creo que merezcan que el electorado siquiera los considere como candidatos.

¿Han pensado en esto los organizadores de la marcha (email: doalra @ yahoo.com)?
















3erPolo