Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.

Las mentiras de SIDOR...














Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingo_rangel_bn3c.jpg



En SIDOR hay hechos que saltan del Código de Comercio al Criminal como "tercerizar" las ganancias.

Aclaro que "tercerizar" en la práctica significa que la siderúrgica vende a precio de gallina flaca sus productos, a compañías extranjeras pertenecientes a sus accionistas privados, para declarar "pérdidas" con lo cual SIDOR les roba al Fisco los impuestos y los dividendos a los trabajadores, algunos de los cuales ganan menos del salario mínimo lo cual es otro delito.

No son nuevas sin embargo las trampas en SIDOR, una empresa que como todo lo que el estado hace en materia de negocios, comenzó bajo el signo de la corrupción en los años cincuenta porque ya con la INOCENTI hubo funcionarios del gobierno de Rómulo Betancourt que merced de las comisiones no volvieron a trabajar en su vida.

Por cierto que la decisión de fundar una siderúrgica como SIDOR, fue una de las causas que distanciaron a Pérez Jiménez del gobierno estadounidense porque la Casa Blanca protegía el negocio de las siderúrgicas gringas que compraban a Venezuela el hierro en bruto y nos vendían productos terminados, pero esa es otra historia.

Vistas así las cosas, quizás los venezolanos deberíamos aprender la lección para cambiar de rumbo evitando abusos y miserias que son recurrentes en las empresas del Estado, pero, esto es imposible en medio de la guerra mediática que en vez de aclarar embrutece.

Guerra que pondrá a gente como la señora Colomina y otros por ejemplo, a romper lanzas por la "libre empresa" como si SIDOR fuese un ejemplo de capitalismo de mercado libre y competitivo y no otro engendro del mercantilismo estatista que es lo que ha habido en Venezuela.

O a lo mejor no, a lo mejor la jauría mediática elige, como línea de ataque, la mentira según la cual SIDOR es una empresa genuinamente argentina y que por tanto el Presidente ha dejado actuar a sus gerentes para complacer a la señora Kitchner.

No soy quien para defender a nuestro Presidente que muchas veces ni siquiera lo merece, pero la verdad es otra porque SIDOR es una empresa registrada en La Argentina con accionistas más cercanos al Vaticano que a la capital del tango.

Nada nuevo en Venezuela porque antaño aquí funcionó una constructora -la BARSANTI- que llegó a ser la más grande del país. Empresa que resultó ser propiedad del Vaticano.

La otra mentira que se debe develar es la de SIDOR como una empresa competitiva a la cual el Estado la ahoga. SIDOR nunca ha sido competitiva ni en la Cuarta ni ahora porque como todo negocio en manos del Estado, sus gerentes complacen al estatus político que exige recursos en vez de resultados.

SIDOR nunca complació al consumidor que pide más y mejores productos, a menores precios. Meta que define al capitalismo popular que como digo no ha existido en Venezuela y que es el norte de lucha de los libertarios de RESISTENCIA CIVIL.

Pero, decía que no aprendemos y debemos aprender.

No solo el ciudadano común que debemos hacerlo.

Es que también -y perdonen el galicismo- debe aprender el Presidente aún cuando en este caso ya avanzó algo al relevarle la confianza al Ministro del Trabajo cuando responsabilizó al Vicepresidente como componedor del problema de SIDOR.

Ese relevo de corruptos está bien aún cuando el Presidente también debe poner en la mira al representante estatal ante la directiva de SIDOR, y al gobernador de Bolívar que fue Presidente de la CVG.

Pero para que un "bien" pase a "excelente" habría que avanzar hacia la privatización popular de la empresa y no a la nacionalización como se ha hecho, como se hacía en la Cuarta.

La Privatización Popular -devolvernos la propiedad de la empresa- servirá para que los venezolanos convertidos en propietarios exigiéramos rendición de cuentas en vez de tanto cuento como viene ocurriendo.

El problema estriba en que ese cambio no lo darán jamás los socialistas estatistas. Ni los del gobierno ni los de la oposición nostálgica.

El cambio es asunto de nosotros (email: doalra@yahoo.com.
















3erPolo