Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.
Caso GLOBOVISIÓN: ¡Las consecuencias del estatismo!













Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingoinformal11.jpg

 
 
 
Lo sucedido con Globovisión tiene varias lecturas y todas ellas se deben tomar con seriedad.

La primera es obvia: El gobierno pillado por el testimonio visual cuando alguien grabó unos supuestos miembros de círculos bolivarianos que se vestían de guardias nacionales en terrenos de Fuerte Tiuna -igual pudo ser lo contrario, valga decir que unos guardias nacionales se desvistieran del uniforme bolivariano- tomó venganza al día siguiente mediante la ejecución de una medida ejecutiva que le permite incautar los equipos radioeléctricos que esa planta usa para trasmitir desde la calle vía microondas.

Libertades incautadas...

Esa es la primera lectura del hecho, la que nos lleva a concluir que la libertad de información está restringida en Venezuela y que tal vigencia tiene que ser una de las nobles luchas a librar por parte del pueblo y sus dirigentes.

A tal respecto, evitando el uso de la inmoral ley del embudo que tanta confusión causa entre nosotros, igual recordamos que la libertad de expresión siempre ha sido constreñida por los gobiernos venezolanos y por ello nos sentimos en el deber de recordarle a los incrédulos algunos casos ocurridos en el pasado, para no circunscribirnos a hechos que involucraron cierres de televisoras  y estaciones de radio, cuando por ejemplo en las presidencias de Carlos Andrés Pérez I y de Luís Herrera clausuraron temporalmente la revista de Jorge Olavarría y también en el segundo gobierno del doctor Caldera cuando la DISIP detuvo un astrólogo que predijo "la muerte del Presidente".

Como cualquier hijo de vecino...

Esa es la primera lectura a raíz de un acto originado en los deseos de venganza por parte de un gobierno pillado en sus engaños y que no es capaz de entender que si se siente perjudicado por GLOBOVISIÓN debe entonces ese gobierno, por muy poderoso que se sienta, acudir a los tribunales como cualquier vecino porque para eso en una república "todos somos iguales ante la ley".

Por eso concluyo a raíz de esa primera lectura de los hechos, que los venezolanos actualmente vivos estamos en la obligación moral de restablecer en nuestro país la libertad de información como parte de la libertad de expresión.

Pero, hay otras conclusiones interesantes que se pueden sacar a partir de la incautación de los equipos de GLOBOVISIÓN.

Diputados estatistas siempre aprobarán leyes contra la libertad

Como decía la medida fue "legal", absolutamente "legal".

Es decir que la incautación se apoya en una ley vigente y votada, como fue el caso de la Ley de Telecomunicaciones, por todas las fracciones políticas de la Asamblea Nacional, consulten los diarios de debates que se sorprenderán cuando sepan que todos la votaron.

A juicio nuestro este tipo de leyes, intervencionistas de la actividad económica y que en gran parte explican nuestro actual estado de pobreza, deben ser consideradas como enemigas del venezolano común porque al dotar de un poder extraordinario a quienes dirigen los gobiernos igual causan la ruina de la gente al alejar y dificultar cualquier tipo de inversión.

A juicio nuestro lo sucedido con GLOBOVISIÓN no es otra cosa que el robo de propiedad ajena por parte de funcionarios al servicio del Estado, aún cuando estén amparados en leyes vigentes, porque los equipos incautados obviamente tienen dueño.

Pero no se trata solamente de ese "pequeño detalle", el del "robo".

Si uno va más a fondo y si de verdad tratamos de convertir a Venezuela en una república ordenada y próspera, entonces estamos obligados a decir otras cosas.

Por ejemplo.

A cambiar de diputados...

Este tipo de leyes intervencionistas, que no son de nuestro agrado, siempre se originan a partir de propuestas votadas y puestas en vigencias por políticos de carne y hueso que tienen un denominador común: Todos son estatistas y piensan que a una sociedad le va mejor cuando los gobernantes pueden, como en el caso de CONATEL contra GLOBOVISIÓN, actuar como jueces y parte en un diferendo cualquiera.

A juicio de quienes luchamos por liberalizar la sociedad venezolana, cuando todo pase y a los fines de enderezar un país que marcha mal desde hace muchas décadas, habrá que poner orden en la actuación de los poderes.

Si el revocatorio tiene sentido, y para nosotros debe tenerlo, la lucha apenas comienza con el acto de revocar un Presidente.

Habrá que cambiar el ordenamiento legal que permite al Director de CONATEL incautar propiedad ajena sin el correspondiente mandato judicial.

Para ello es necesario sacar los actuales diputados y elegir representantes dispuestos a enderezar a Venezuela, dato a recordar dentro de dos años, cuando se renueve la Asamblea Nacional.

Fortalecer el POder Judicial, comenzando por los Jueces de Paz...

Otra cosa cierta es que también se debe limpiar y fortalecer el poder judicial y esto no solo le concierne a las autoridades nacionales sino que deben poner su cuota parte hasta los alcaldes, quienes por una parte proclaman la necesidad de administrar justicia... mientras que por otra le niegan recursos a los jueces de paz... la única posibilidad de acceso barato a la propia justicia, negada para la mayoría de los venezolanos de hoy día... empobrecidos hasta lo increíble después de décadas de malos gobierno estatistas e intervencionistas de la libertad que todo ser humano tiene para crear riqueza a los fines de sobrevivir.

Así las cosas, como dice Oscar Yánez.
















3erPolo