Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.

Tema para variar: En el concierto de Shakira estafaron a los espectadores...














Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingo_rangel_bn3c.jpg

 

 

 

No es noticia que Shakira, la afamada cantante barranquillera, estuvo en Venezuela y que su concierto fue un éxito.

 

Éxito de taquilla diría uno porque por otra parte la inmensa mayoría de los asistentes no pudieron ver y escuchar a la diva a pesar de haber pagado entradas de cien mil bolívares.

 

Los empresarios de EVENPRO al parecer no tuvieron la previsión de probar la iluminación y el sonido antes del concierto. Y si lo hicieron probablemente el encargado se fumó el colchón en plena prueba porque ni los reflectores dejaban ver el escenario ni se podían escuchar las canciones porque la disposición del sonido fue deficiente.

 

Para este evento se vendieron dos tipos de entradas: Las “populares” de cien  mil bolívares y las VIP de trescientos mil machacantes. Asistieron más de veinte mil adoradores de la colombiana de los pies descalzos y a todos la empresa debería devolverles sus reales.

 

Ya he dicho que los fanáticos de Shakira que compraron las entradas más económicas no pudieron ver ni escuchar a la cantante.

 

Pero tampoco las personas “importantes” estuvieron a gusto porque en las cercanías del escenario el ruido era insoportable y los reflectores encandilaban. Hubo gente que sacó papel quien sabe de dónde y recogieron firmas para reclamar porque no si la empresa los dejó "ciegos y sordos" no por ello estaban "mudos" y yo diría que “allí está el detalle” como afirmaba Don Mario Moreno.

 

En un país en el que el gobierno, sea este o el anterior o el que pudiera venir, cumple con sus funciones propias, esta gente estafada obtendría oportuna respuesta de parte de las autoridades que ordenarían como digo la devolución de los reales mal gastado.

 

Es difícil que esto ocurra en el caso que estoy narrando porque la empresa responsable tiene años haciendo los mismos desmanes y hasta ha prosperado en una Venezuela en la que la justicia brilla por la ausencia.

 

Cuando fui Presidente de la Federación Motociclista Venezolana, hace años, esta empresa organizó una carrera de moto cross y no dio la cara. Tampoco la dieron cuando gente enardecida protestó porque les ofrecieron ver el cometa Halley y comer en un hotel de cinco estrellas, promesas que no se cumplieron a pesar de que el pago de la entrada era alto.

 

En Venezuela tenemos tribunales, Defensoría del Pueblo y un INDECU pero también tenemos un estado multipropósito al que no le alcanzan los cuantiosos recursos para ejercer la justicia porque gasta en cuanta cosa existe lo cual para los libertarios como yo es un despropósito.

 

Por mí ojalá sea resarcida la gente que recogió firmas para protestar contra una empresa que los embaucó.

 

Si, ojalá, pero estadísticamente esto es muy difícil que ocurra porque los reales que hacen falta en los tribunales o en la Defensoría del Pueblo y el INDECU... se gastan en acciones que más bien le corresponden a la sociedad y no al estado. Esta anomalía es conocida de los empresarios irresponsables y que me perdone Shakira de quien también yo soy fanático.

 

Restablecer el estado de derecho es parte de la lucha nuestra que nos proponemos los liberales. Para ello es necesaria la formación de un partido o movimiento comprometido con limitar a los gobiernos.

 

Limitarlos a cumplir con sus funciones propias como es la de resarcir justamente a estos espectadores defraudados. Lo que no podrá hacer jamás un estado gobernado según los parámetros del actual Presidente que son los mismos que propone el aspirante Manuel Rosales.
















3erPolo