Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.

Luís Ugalde: Un predicador equivocado ...














Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingo_rangel_bn3c.jpg

 

 

 

En el país prolifera una especie de predicadores socialistas que por sus hechos deben ser etiquetados como “individuos muy extraños”.

 

Sucede que cuando finalmente llega el socialismo que tanto han predicado y que por décadas anuncian, en vez de alegrarse y saltar en una pata parece que se asustan y retroceden. Un ejemplo de lo dicho es el padre jesuita Luís Ugalde.

 

Toda una vida dedicada a predicar el socialismo en el Centro Gumilla, la revista SIC, y la UCAB- y cuando el objeto de sus prédicas por fin se impone, entonces viene la disconformidad.

 

Su último artículo es un tardío alerta en el que ahora anuncia el evidente fin del pluralismo político.

 

De no ser porque yo mismo soy producto de la educación jesuita y que por otras razones el padre Luís Ugalde es una persona meritoria provocaría decir ¡tarde piaste pollito¡

 

Sin embargo el artículo del Rector de la UCAB merece comentario aparte.

 

Ugalde sigue creyendo en el socialismo con lo cual comete el mismo error cometido cuando aplaudió el alzamiento de Hugo Chávez y Francisco Arias Cárdenas no como reacción a los desmanes que cometían los socialistas del puntofijismo sino como respuesta de quienes tenían en el socialismo la solución a los problemas del país.

 

La realidad demuestra la equivocación de Ugalde y los otros predicadores que desde la izquierda socialista apoyaron el 4-F como solución.

 

Venezuela sigue siendo, y cada vez lo es más, un país de ciudadanos pobres con un estado rico a todos los niveles y ello es producto de medio siglo de gobiernos estatistas y socialistas. La solución entonces pasa por permitir que los ciudadanos se enriquezcan facilitando que ellos mismos merced de su ingenio y laboriosidad creen mejores y más baratos productos y servicios, con lo que habrá trabajo mejor remunerado.

 

Una solución distinta al socialismo “plural y puntofijista" que parece añorar el por lo demás estimado padre Ugalde.

 

La salida a los problemas del país no pasa ni por sacar violentamente del poder al Presidente para colocar un gorila dictador en Miraflores como quisiera el grupúsculo fascista que afoca la oposición, ni tampoco por buscar soluciones en el agua tibia del socialismo puntofijismo como sugieren los predicadores que ahora se asustan ante las andanzas del bebé que ellos mismos alimentaron.

 

La salida no es para seguir usando la lista Tascón  convirtiendo los victimarios en víctimas sino para estabilizar el país y sus instituciones mediante un gobierno de derecha popular, capitalista, de mercado... un gobierno en las antípodas de lo que predican los socialistas ingenuos que debido al trabajo popular que meritoriamente adelantan terminan trasmitiendo sus equivocaciones a todo un pueblo.

 
Por equivocados entonces estos predicadores como mi estimado Luís Ugalde merecen un llamado de atención porque por el camino que van no llegan a ninguna parte por más rectores y sacerdotes que sean
















3erPolo