Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.

Lo que es igual no es trampa: !Examen de ciudadanía para los extranjeros¡














Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingo_rangel_bn3c.jpg

 
 
 
A raíz de la conmoción ocasionada por el asesinato de un editor aragueño y de los muchachos Faddoul al diputado Ismáel García le encomendaron recorrer el país buscando en el parlamentarismo de calle soluciones al problema de la violencia generalizada.
 
Entre tantas recomendaciones que recibió la comisión presidida por García, unas útiles y otras basadas en lugares comunes que no funcionaban en el puntofijismo y tampoco lo harán ahora, extrañamente a nadie se le ocurrió recomendar una Enmienda constitucional para adecuar la Carta Magna venezolana a los intereses de los venezolanos por nacimiento.
 
Lo digo porque basta con leer el Artículo 33 de La Bicha  donde se establecen las condiciones para ser venezolano por naturalización para entender la explicación que explica el que los treinta allanados y los cinco imputados por el secuestro y asesinato de Carolina de Luca todos son extranjeros recientemente nacionalizados.
 
La Constitución de 1999 exige diez años de residencia ininterrumpida, y, ya sabemos lo que esto significa en un país en el que nada se toma en serio,para ser considerado candidato a ser venezolano por naturalización.
 
Esta exigencia constitucional se reduce a la mitad en caso de extranjeros provenientes de España, Italia, Portugal, Latinoamérica o el Caribe.
 
Allí está una parte del problema porque mientras otros países se protegen contra la emergencia de la internacional del hampa organizada y la guerra mundial asimétrica que los hampones libran contra los Estados, aquí nuestra miope dirigencia política ni se da por enterada y pasa el tiempo entre fastidiosos dimes y diretes de una banal agenda que la ponen los periodistas porque aquí los venados corres tras los perros.
 
¿Es posible que en la Asamblea Nacional no se hayan enterado que hace dos meses la ciudad de Sao Paulo sufrió los embates de la guerra que unos hampones desde la cárcel libran contra el Estado brasileño? ¿Es posible que no se den cuenta los diputados que ese fenómeno del hampa internacional se está radicando en Venezuela merced de la ingenuidad con que actúa quien dirige la política internacional que prefiere ser recordado en el exterior como Don Regalón y no como quien vela por los intereses de sus electores?
 
Frenar la escalada del hampa en Venezuela implica, entre otras cosas y para dejar a un lado a la emergencia del narcotráfico como factor político de primer orden que es otro de los factores en la ecuación de la violencia, reformar la Constitución en el Artículo 33 para incluir la rendición de un examen de ciudadanía a los candidatos a ser venezolano. Lo mismo que en otros países les exigen a los venezolanos que optan por la doble nacionalidad.
 
Una por una no es trampa.
















3erPolo