Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.

Solución para la gente decente y los "ni ni" que son la mayoría: !Tienda aparte¡














Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingo_rangel_bn3c.jpg

 

 

 

A pocos días del arranque de una campaña electoral en fecha no prevista por el ordenamiento jurídico el panorama es desolador.

 

¡Chávez o la nada es la frase apropiada para definir una situación en la que por un lado está el inquilino de Miraflores haciendo lo que le viene en gana porque se siente fuerte, mientras que en la otra esquina hacen guantes de sombra una docena de enanos, cuya penetración en el electorado y me refiero a los candidatos que se definen como “de oposición”, no llega en el mejor de los casos al cinco por ciento, intentando cada uno vender baratijas a un país que los mira con indiferencia¡

 

La mercancía que vende cual prestidigitador de feria Hugo Chávez es conocida por hechos que muestran un país empobrecido, en el que las viejas instituciones se derrumbaron solas, y en el que las recientes son una charada porque en vez de cumplir sus funciones lucen enfocadas a mantener en el poder al  equipo de gobierno.

 

El socialismo remozado para el siglo que comienza con las payasadas que ya conocemos da los mismos frutos que el viejo sistema sepultado con la caída del muro de Berlín.

 

Frutos magros, pero frutos al final de cuentas y esa es la tragedia del pueblo venezolano porque frente al gobierno socialista no hay un adversario digno de reseña.

 

Así vemos a los candidatos enanos de la oposición sin rumbo señalando las  máquinas electorales como motivo de campaña en vez de proponer soluciones a los problemas de la gente que son muchos.

 

A esos enanos no les queda otro remedio que recitar sus incensteces toda vez que son parte de un sistema basado en el estatismo socialista y sus propuestas son las mismas de Hugo Chávez. ¿No escucharon a teodoro Petkoff y Julio Borges diciendo que las "misiones" son buenas"?

 

Peor aún para estos candidatos enanos porque los pobres insinuan soluciones socialistas al tiempo que carecen de entrenadores de la talla de Fidel Castro y sin esa ayuda demoniaca afortunadamente nunca pasarán de burdos imitadores del señor Chávez Frías.

 

Pero, los candidatos enanos también hablan de “unidad” como tema de campaña a pesar de que si de algo han dado muestras es precisamente de lo contrario.

 

¿Hubo “unidad” en el Carmonazo, la Coordinadora, en el paro petrolero, la Plaza Altamira, o en la desbandada de las parlamentarias el año pasado?

 

Por otra parte, ¿qué se puede esperar en el supuesto negado que los enanos unidos venzan a Chávez?

 

¡Poca cosa más allá de un desordenado reparto de botín entre nostálgicos del poder perdido y jóvenes seso hueco que confunden el arte de gobernar con bailoterapia¡

 

Frente a este desierto queda un dilema para la gente decente y trabajadora, para los “ni nis” que son la mayoría: Abstenerse o presentar candidatura propia basada en un programa para implantar en Venezuela el capitalismo popular.

 

La primera solución difícilmente podrá serlo porque la abstención está colonizada por gente con la cual no se puede ir “ni a la esquina” y en esas condiciones es imposible darle dirección al derecho a no votar.

La candidatura propia de la derecha popular y libertaria es más trabajosa pero dará frutos para mediano plazo aún cuando implica arrancar desde un escalón más abajo que los enanos pero es la única salida honesta con un país que necesita una oposición honesta, desligada del pasado y eficaz. También es la única salida que nos deja en paz con nuestra conciencia. En eso estamos.
















3erPolo