Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.

Su Eminencia Castillo Lara anda por el camino equivocado que transitó monseñor Mario Moronta














Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingoinformal11.jpg

 

 

 

Mientras el Presidente repite las mismas promesas que  en Venezuela vienen asomando los mandatarios estatistas desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y anuncia una nueva siderúrgica en el Zulia, viejo proyecto que según Hugo Chávez lo habría conversado con el ex dictador Pérez Jiménez en Madrid, la inefable oposición mediática propone liderazgos basados en la colocación nocturna de esqueletos y calabazas de Halloween para llamar la atención.

 

Es ineficaz la solución que proponen estos opositores mediáticos salvo que encuentren suficientes orates capaces de pensar que el odio y la pachanga pueden organizar soluciones para un país empobrecido tras medio siglo de estatismo socialista.

 

También llama la atención que los exaltadores de esqueletos y calabazas tengan como mentor espiritual al cardenal Castillo Lara.

 

El cristianismo no le rinde culto a la muerte y en cuanto al Halloween se trata de una fiesta pagana reciclada  por la sociedad de consumo.

 

Por otra parte hasta un católico practicante como es quien escribe estas líneas debe reconocer el carácter  absurdo y desesperado que define la posición del cardenal Castillo Lara quien ante el avance del programa socialista y estatista no propone nada a cambio salvo el ya superado por los hechos “Chávez, vete ya”.

 

No son de mandatos de la Iglesia las recomendaciones del Cardenal y por tanto se expone Su Eminencia a ser desobedecido como ya lo fue cuando su llamado a “tomar las plazas” sólo fue atendido por una minúscula minoría, más turba que otra cosa, que por segunda vez abusa de la paciencia y el pacifismo de los ciudadanos que ante lo costosos que están los gimnasios acostumbran usar la Plaza Altamira como sede de una clase gratuita de bailoterapia que a cuenta de la alcaldía de Chacao les permite mantener el cuerpo en forma todas las semanas.

 

Las recomendaciones del Cardenal no podrían ser materia de obligatoriedad religiosa no sólo por aquello de “darle al Cesar lo que es del Cesar etc.” sino también porque Benedicto XVI quiere curas religiosos en vez de políticos ensotanados como venía siendo la norma en estos países.

 

Su Eminencia se equivoca y anda en compañías difíciles de avalar no sólo como políticos fracasados de la Cuarta que casi todos lo son, sino porque entre sus nuevos cuates, para decirlo en mexicano, por lo que se ve no abundan los católicos practicantes y hasta hay ex emeverristas que hace poco se las daban de ateos.

 

¿Pero, a dónde va todo eso porque es de suponer que el Cardenal y los calabaceros a algún lado se dirigen?

 

Según veo las cosas solo podrán ir, si los dejan como dice la canción, a formar partidas de paramilitares o grupos fascistas cuyas acciones empeorarán lo ya difícil que está la situación para la gente decente que es la inmensa mayoría –remember el paro petrolero-.

 

Con una ideología basada en la violencia, el odio, y la intolerancia, a lo cual se debe añadir el tupé de proponer un pasado que ya no existe como propuesta de futuro, no se llega a ningún lado, pero con el socialismo que empobrece tampoco en el caso de Venezuela.

 

¿Que hacer entonces?

 

La respuesta es evidente: Fortalecer la oposición seria liberal y popular que aún es demasiado débil pero que es la única fuerza que puede lidiar con el socialismo de Hugo Chávez.

 

Olvidarse de curas, esqueletos y calabazas, y también de quienes solo piensan resolver sus problemas personales y por ello solo hablan de “morochas”.

 

¡Impulsar el liberalismo popular como lo estamos haciendo en varias localidades desde RESISTENCIA CIVIL, o en Aragua PETROLEO PARA EL PUEBLO con Pedro Elías Hernández a la cabeza, en Carabobo los jóvenes de JUVENTUD LIBRE y en el Zulia, RUMBO PROPIO con Néstor Súarez y Alberto Mansueti.

 

Por lo pronto estamos concitando reuniones para  propugnar Estatutos Autonómicos en las ocho Regiones en que se divide el paìs desde el punto de vista macroeconómico.

 

Estatutos que no son separatistas o independistas y que le garantizan a los ciudadanos las libertades económicas y personales!

 

Finalizo comentando que hace años Fausto Masó escribió un excelente artículo que jamás se atrevió a publicar pero que tuve el placer de leer aún “caliente y recién salido de la computadora”.

 

Se intitulaba “Cállate Moronta” y describía cómo el entonces obispo de Guarenas, sin exponer soluciones, dedicaba su tiempo más al activismo político alborotador de la izquierda que a salvar almas.

 

Su Eminencia Castillo Lara hace méritos para ganarse un artículo similar.
















3erPolo