Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.

Para animar unas elecciones aburridas propongo enchironar a dos corruptos














Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingoinformal11.jpg

 

 

 

Un observador de la realidad que no se deje llevar por los estribillos y necedades que lanza desde su programa la señora Colomina puede apostar a que los Azpúrua de La Marqueseña van encaminados a llegar a un acuerdo a regañadientes con el gobierno nacional.

 

Puede hacer esta apuesta con la tranquilidad de no estar botando el dinero para lo cual basta entender el lenguaje de Carlos, mi colega ingeniero, quien como vocero de la familia siempre ha evitado enfrentar como se debe a los invasores de su finca porque aparte de explicar de dónde viene la propiedad de esas tierras siempre se le ha visto hablando como diplomático y no como hacendado a punto de ser extorsionado cuando dice que los funcionarios del INTI “están mal asesorados jurídicamente”.

 

Sabrá Carlucho Azpúrua que significa en Venezuela  estar “bien asesorado” cuando ese no ha sido el camino para ganar juicios en esta tierra de gracia por muchos años.

 

Es sabido que Venezuela es un país en el que abogado que no cuente con la amistad del Juez o la connivencia de Fiscales, escribientes y secretarios etc. difícilmente logra justicia para su cliente.

 

Por penoso que sea esa es la situación que debemos cambiar porque allí estriba parte de nuestra desgracia como pueblo y el sentido de nuestra lucha.

 

¡Aquí no se respeta la propiedad y los derechos y eso debe cambiar!

 

Porque no puede ser que la trampa sea regla como lo es al menos en los casos en que los intereses del poder están en juego, y donde la corrupción mete la mano, porque lo que se llama “Estado de Derecho” en Venezuela apenas ha existido en pequeños bolsones administrados por jueces honestos que siempre los ha habido –y que son más de lo que se supone- y en años recientes en los Centros de Justicia administrados por jueces de paz que no han tenido tiempo de prostituirse.

 

Por otra parte no pienso enredarme en la discusión que le gusta a quienes repiten como loros que los horrores que se viven comenzaron en 1998 cuando resultó electo el actual Presidente.

 

Sería conceder que el pasado no sucedió y que los últimos gobiernos de la Cuarta fueron dechados de virtudes.

 

Pero dejando aparte las estupideces del periodismo fariseo le pediría a los lectores concentrarnos en lo que muy probablemente va a pasar que no es precisamente lo que anuncian los “analistas”.

 

Termino entonces recordando que probablemente los Azpúrua de La Marqueseña van camino de  reconocer finalmente que ya no tienen el sartén cogido por el mango como cuando uno de sus familiares tenía vara alta en las finanzas públicas y que ahora ellos han sido víctimas de una trapisonda que los dejará con digamos quinientas o mil hectáreas del fundo y que el resto será repartido entre cooperativas a las que les deseo suerte pero eso sí... no les arriendo la ganancia porque lo más probable será que entre estos cooperativistas abunden más bien los vivos que por ahora le juran eterna lealtad al Comandante pero que probablemente no quieran o sepan trabajar la tierra.

 

Digo esto para no meterme en asuntos de créditos o uso de tractores o de litros de leche por vaca o toneladas de maíz por hectárea, indicadores en los que La Marqueseña por cierto sale raspada tanto a nivel internacional como cuando comparamos el hato con otras fincas vernáculas, más productivas, que es lo que en teoría busca el socialismo del siglo XXI aunque lo que probablemente encontrarán los historiadores del futuro sea otra cosa, como por ejemplo la pequeña venganza que como dice El Chavo “nunca es buena”.

 

De todas maneras digo que ojalá esté equivocado y la producción endógena aumente los próximos años como auguran los funcionarios del INTI.

 

Será cosa de esperar por los resultados.

 

Mientras tanto advierto que la invasión de La Marqueseña, donde no se han tomado las previsiones que la ley le da a quienes cuando menos están en posesión del fundo, no es asunto novedoso porque así fue la reforma Agraria de adecos y copeyanos.

 

Solo que los invadidos de entonces eran gomecistas o perezjimenistas de medio pelo a los que la televisión de la época no los convirtió en “noticia” pero cuyos derechos igual los liberales estamos obligados a defender como si se tratara de cosa nuestra.

 

OTRO PUNTO

 

Siguiendo adelante digo que por respeto a los lectores siempre que puedo intento ofrecer aristas poco conocidas de los hechos que semana a semana se convierten en “la noticia”.

 

Las aristas que observa quién por ser liberal y libertario combate todas las arbitrariedades sin importar quienes sean los que las cometan.

 

Por ello tengo el privilegio de mantenerme en la oposición a un gobierno estatista y socialista sin que ello me impida reconocer lo que está a la vista.

 

Por ejemplo que en la ONU el Presidente jugó un buen papel porque supo responder con firmeza la patanería del gobierno estadounidense que no quiso visar los médicos y algunos guardaespaldas del mandatario venezolano y que inauguró la poco democrática manera de aprobar informes sin que los mismos se debatan porque no se puede debatir un documento que se recibe minutos antes de votar.

 

Reconocimiento que tampoco me impide recordar que el presidente Chávez antes de viajar a Nueva York había mencionado la corrupción como uno de los problemas a resolver en su gobierno.

 

O que más recientemente, desde la represa del Guri Chávez le recomendó a los guayaneses vivir sencillamente y sin lujos “como Bolívar”.

 

Recomendación que sólo se explica ante la certeza de que muchos de sus seguidores, por los signos externos de riqueza, hoy día lucen como jeques árabes a pesar de que antes de llegar al poder eran más pobres que una rata.

 

A este respecto advierto que los liberales no vemos a la impune corrupción como una causa sino como consecuencia de leyes absurdas que les otorgan poderes arbitrarios a los funcionarios y como el corolario de gobiernos desmedidos que pretendiendo llevar a cabo tantas cosas no terminan por hacer ninguna y tampoco les queda tiempo para supervisar a los funcionarios corruptos por no hablar de encarcelar a los bandidos que estaban antes.

 

Vistas así las cosas, a pocos días para el arranque de una campaña electoral de diputados, en la que el Presidente recuerda la corrupción y la oposición de la Cuarta república basa su campaña en llevar a la Asamblea a los protagonistas menores del Carmonazo, valdría la pena aumentar el interés en esos comicios con un golpe de efecto que solo se puede lograr con apoyo del poder político y mediático.

 

Este golpe de opinión sería repetición del “uno por uno” aún cuando no tiene nada en común con la música  hecha en el país.

 

Propongo entonces que los protagonistas de estas aburridas elecciones ganen credibilidad metiendo en chirona a dos corruptos.

 

Quizás sea poco pero igual vale la pena.

 

El primer candidato a pàjaro encanado podría ser el escapado al Uruguay ex alcalde metropolitano de Caracas, ciudadano Alfredo Peña.

 

Para la otra vacante postulo al señor Rodrigo Cabezas quien termina siendo responsable de la venta ilegal de pasaportes  hasta con un millón de sobreprecio.

 

Asunto que en vez de avergonzar al funcionario más bien lo envalentona y ahora nos amenaza con retirar los pasaportes “a quienes no lo usen en tres meses”.

 

Si el Presidente mete en chirona como digo a estos dos honorables pájaros entonces apuesto a que se quedará más tiempo del debido. Veremos.

 

LOS CANDIDATOS

 

Ya lo he dicho, no hay una “oposición” como lo asumen algunos medios de comunicación.

 

Hay una “oposición unida” que ni es lo uno ni lo otro porque ni están “unidos” ni hacen “oposición” como queda demostrado cuando se leen en los diarios de debates de la Asamblea Nacional los nombres de la inmensa mayoría de los diputados “de oposición” que votaron a favor del articulado de la Ley de Tierras para evitar “enchabarse” con el gobierno.

 

Por otra parte se observa que entre los diputados “unitarios” hay reconocidas palangristas, bandidos de la Cuarta y también gente decente, poca, porque hasta en un burdel la hay –perdónenme el lenguaje pero a veces uno se contamina con las modas-.

 

Esta “oposición unitaria” no ha sido capaz de romper con el pasado, con el golpismo fascista y militarista, y tampoco llevan ideas distintas a la asamblea Nacional, razón por la cual los liberales solo votaremos por algunos, muy pocos, de estos candidatos a parlamentario.

 

Es que hay muchos que dan ganas de vomitar.
















3erPolo