Make your own free website on Tripod.com








Domingo Alberto Rangel M.
No se depriman, las volveremos a juntar...













Domingo Alberto Rangel M.





3erPolo
















domingoinformal11.jpg

 
 
 
Lo suponíamos desde hace tiempo y así lo dije responsablemente en La Voz de Guarenas hace dos semanas: Es muy difícil que se de el revocatorio este año porque los tiempos "no dan" lo cual a su vez no debe significar una catástrofe o un obstáculo imposible de superar como tampoco debe ser un imposible aprender de los errores para que no se repitan jamás.

A tal respecto decimos que lo ocurrido con las firmas es el colofón de una cadena de irresponsabilidades, de falsas expectativas creadas en la gente y de mucha frivolidad que estamos obligados a expurgar so pena de perpetuar este gobierno que nos empobrece o, peor aún, que por acostumbrarnos a los "errores" el gobierno "transitorio" empeore la trágica herencia que dejerá Hugo Chávez Frías cuando salga del poder.

CRÓNICA DE MUCHAS IRRESPONSABILIDADES

En orden cronológico la primera irresponsabilidad se debe anotar en las deudas de los diputados a quienes la Constitución de 1999 les dejó el trabajo de normar por ley los referendos -art. 72-.

No lo hicieron en tres años y debido a tal falta de normativa, en un país en el cual exigen llenar planillas selladas por el CNE hasta para formar un modesto grupo de electores, se recogieron las del revocatorio presidencial en las hojas de "Súmate", ignorando al Poder Electoral que en Venezuela existe aunque sea en el papel de la Constitución.

Una cosa es oponerse al gobierno y otra actuar con  frivolidad.

A una mente seria y equilibrada no le puede parecer "lógico" que para revocar el mandato de un alcalde o Gobernador, para no hablar del Jefe de Estado, se proceda sin ninguna norma o estilo, casi remedando las listas hechas en papel de cuaderno que acompañadas de firmas entregan los vecinos cuando piden la construcción de una modesta escalinata.

Sin embargo así fue y no por culpa de la gente que firmó las planillas con entusiasmo sino de los diputados que no hicieron su trabajo y también de otros personajes.

POR EJEMPLO AVELLA

Pero, si vamos a hablar de irresponsables después de la Asamblea Nacional habrá que mencionar al propio CNE.

No la directiva entrante que no tiene responsabilidad en este desaguisado, sino las salientes, integradas por una pléyade de incapaces entre los cuales resalta aquel bocón  que pasará a la historia por el fallido anuncio de "el 28, el 28", pasando por esa calamidad llamada Caleca hasta llegar al inefable ingeniero Avella -propuesto para el cargo por "la sociedad civil" no por los partidos- quien en su pasantía por el CNE fue incapaz de entender que su principal trabajo era proponer y lograr que se aprobara un reglamento para los referendos que se venían venir.

Ahora se puede decir lo que siempre se suponía iba a suceder sin  el chantaje que significa el que no se puedan ventilar los asuntos importantes porque supuestamente "eso le hace daño a la oposición".

Si hubieren escuchado al diputado Blyde o al mismísimo saltamontes y polemista que es Jorge Olavarría, o a uno mismo y otras personas que a tiempo alertamos a quienes debíamos alertar, quizás otro gallo habría cantado, que quede eso para la reflexión.

Pero, también si Avella y sus acompañantes no hubiesen sido negligentes como en efecto lo fueron, porque no fue a Blyde ni a Jorge Olavarría a quienes se designó como rectores del CNE sino a Avella y compañía, habrían dictado un reglamento para que la gente supiera a que atenerse y saber cuando y como se podían recoger las firmas revocatorias y si se podía hacer en las hojas de "Sumate" o en otras.

Recordemos que la culpa no es del ciego sino del que le da el garrote.

CNE: UNA DECISIÓN ANUNCIADA

Así que la primera decisión del nuevo CNE recién estrenado era casi obvia, no solo por las razones "políticas" del gobierno, sino para imponer un orden inexistente.

Pero, obvia o no, digamos que nadie debe deprimirse ante la primera adversidad y con alegría debemos prepararnos a recoger las firmas donde, cuando y como lo diga el reglamento.

Un gobierno empobrecedor no puede ganar elecciones y las firmas sobrarán.

Lo que se debería exigir a quienes en adelante tengan el honor de dirigir los esfuerzos opositores -además de un Proyecto País serio y viable, no una catajarria de promesas disfrazadas de "acciones", para darle sentido a la llamada "transición"- es que hablen con claridad, que digan lo que saben y, si no saben que también lo digan para buscar alguien más lúcido porque la tarea de reconstruir un país destrozado no es para improvisados.

RESPECTO A SÚMATE

Nos parece loable que un grupo de venezolanos de la sociedad caraqueña, jóvenes la mayoría, se junten en una empresa y comiencen a especializarse en la supervisión de procesos electorales, que para eso entiendo se formó Súmate.

Según eso harían lo mismo que cualquier trasnacional de la informática, pero lo harían más barato, allí comienzan las complicaciones.

Y digo complicaciones porque si la oposición o el gobierno o el señor Gaviria hubiese contratado para verificar firmas digamos que a la IBM, Siemens u a la Olivetti, por poner algún ejemplo, esa gente habría hecho lo mismo que Súmate pero lo habrían hecho sin tanta exposición ante los medios y como digo cobrando lo suyo porque no hay "almuerzo gratis".

Los "voluntarios" de IBM, Siemens u Olivetti entonces habrían costado un ojo de la cara, pero seguramente no habrían emitido declaraciones, a diario, como si fuesen políticos en acción, ante los medios,  como lo hacen los accionistas de Súmate, ya que no es "noticia" el que alguien verifique firmas y las sume en cuenta aparte.

Nunca se vio algo similar salvo en las repúblicas bananeras donde las empresas extranjeras desembarcan diciéndole lo que tienen que hacer a los obedientes políticos: Eso me parece que fue un error que debe subsanarse.

En adelante a Súmate habrá que exigirle discreción salvo que sus accionistas quieran hacer carrera política para diputadas o ministros en cuyo caso el camino escogido no es el correcto.

Pero, también debe ser apoyada esta empresa venezolana como un esfuerzo nacional capaz de substituir importaciones, como importaciones terminan siendo las empresas verificadoras que sugiere el embajador Shapiro o el mismo Cesar Gaviria, empresas ligadas a grupos transnacionales que no harán nada mejor de lo que puede hacer "Súmate" y que nos sacarán un ojo de la cara cuando mediante la contratación de deuda externa -algo a lo cual no se negará el gobierno- cobren "su ayuda" como ha sucedido en todos los países en donde la OEA ha mediado entre partes enfrentadas, porque como comprenderán ninguna "mediación" es gratuita.
















3erPolo